Las hipotecas a tipo fijo, ¿son el futuro?

Ventajas de las hipotecas fijas

¿Razón de precio?

Euríbor en mínimos históricos

Las hipotecas a tipo fijo, ¿son el futuro?

Las últimas estadísticas sobre hipotecas, publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), refleja que el 59,6% de las hipotecas sobre viviendas constituidas en el mes de agosto se hizo a tipo variable frente al 40,4% a tipo fijo. Aunque puede parecer que aún existe una gran diferencia ente hipotecas variables y fijas (19,2%), la realidad es que el crecimiento de las hipotecas fijas es espectacular.

Tan sólo tenemos que echar un vistazo a que ocurría hace dos años, comparando los datos de agosto de 2017 con los de agosto de 2015. En ese mes, las hipotecas variables fueron un 89,2% del total frente al 10,8% de las fijas. Es decir, en tan sólo 24 meses el ritmo de contratación se ha prácticamente multiplicado por 4 y la tendencia es que seguirán creciendo.

Razón de precio

Si queremos ver los motivos que llevan a este cambio, es principalmente uno: su coste, determinado por el interés que se aplica en este tipo de préstamos con garantía hipotecaria. Este cambio de realidad se ve muy claro. En las hipotecas variables se ha pasado de un tipo de interés medio del 2,69% en agosto de 2015 a un 2,58% en agosto de 2017; es decir, este descenso se explica fundamentalmente por el paulatina, lenta pero constante bajada del euríbor sin que la mayoría de los Bancos hayan bajado los diferenciales de sus hipotecas.

Mientras, en las hipotecas fijas, en las que el tipo de interés lo determinan las entidades de crédito, ha pasado de una media 7,93% en agosto del 2015 a un 3,16% en agosto de 2017. Un 4,77% menos. Y lo que es más importante. Si en agosto de 2015 el coste medio que había que asumir de más al elegir una hipoteca fija frente a una variable suponía un 5,24% más, ahora sólo es un 0,58%.

Con un coste equiparable o ligeramente por encima de las hipotecas variables, el resto de las ventajas de estas últimas las pueden convertir en la opción que más se contrate en un futuro.

Ventajas de las hipotecas fijas

La principal ventaja que tenemos cuando contratamos una hipoteca variable está en la estabilidad y tranquilidad que supone para el hipotecado saber que va a pagar por su hipoteca desde la primera a la última cuota, lo que supone eliminar un riesgo importante, el de las subidas de tipos de interés.

Ahora mismo el tipo principal de referencia para las hipotecas variables, el euríbor a 12 meses, está en su mínimo histórico, el -0,18%. Aunque baje en los siguientes meses, estos descensos son cada vez más leves y la probabilidad de subidas en un producto cuyo plazo medio actual es de 23 años, es cada vez mayor y más cercana.

No hay que olvidar, que, en el año 2008, el euríbor alcanzó un máximo histórico del 5,393%, más de un 5,5% más que los tipos actuales. Aunque no vas a conocer antes si una hipoteca a tipo variable va a ser más económica que a tipo fija y viceversa, si podemos decir, que, con estos tipos mínimos, si contratas una hipoteca a tipo variable en un plazo no excesivamente larga vas a pagar más que ahora, e incluso, si la hipoteca fija es actualmente entre un 1% y un 2% más cara, lo más probable es que durante cierto tiempo, la hipoteca variable será más cara.

La hipoteca fija, siempre que sea con tipos interés lo más ajustados a los tipos de mercado, evita incertidumbres y que una subida de interés futura afecte a tu capacidad de pago.

Normas