Siete comunidades tienen aún un 10% menos de ocupados que antes de la crisis

Baleares sigue siendo la única región que tiene hoy más empleo que a finales de 2007

Navarra y La Rioja, las que mejor resistieron el impacto de la crisis en la ocupación

empleo
Trabajador de la fábrica de Ford en Almussafes (Valencia).

Es bien sabido que la crisis económica no afectó por igual al empleo de todas las comunidades autónomas. Y, en consecuencia, tampoco la recuperación del mercado de trabajo se está dando con la misma intensidad en todas las regiones. Si esta recuperación se mide por el número de ocupados que había antes de la crisis y en la actualidad, hoy existen siete comunidades autónomas que aún tienen un 10% menos de ocupados que a finales de 2007.

Así lo destaca un análisis elaborado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), que precisa que actualmente, Extremadura es la comunidad que tiene que recuperar más empleo para superar el máximo alcanzado antes de la crisis, al estar aún un 12% por debajo de ese nivel. El resto de regiones de este grupo son Galicia, Asturias, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana,Castilla León y Aragón.

Por el contrario, según estas cifras, de la Encuesta de Población Activa (EPA), solo una comunidad autónoma, Baleares, se consolida como la única con más empleo que antes de la crisis. Es más desde finales de 2007 el número de ocupados en esta región ha crecido un 8,2%.

Se da la circunstancia de que las regiones que mejor resistieron los efectos de la crisis son, en cambio, las que están presentando mayores dificultades para recuperar el empleo perdido. Es el caso de la Comunidad de Navarra, La Rioja y País Vasco.

Según explican los autores de este estudio, estas tres regiones fueron las que tuvieron un mayor grado de resilencia, esto es, fueron las que presentaron mayores habilidades para resistir el golpe de la crisis en sus mercados de trabajo: mientras que en las dos primeras el empleo cayó un 12,1% y un 14,3%, respectivamente, entre el tercer trimestre de 2007 y el primer trimestre de 2014, de media España recortó un 18,3% su número de ocupados. Y, por el contrario, las comunidades que menos resistieron la crisis fueron Baleares y Valencia, con un impacto negativo en el empleo del 23,8% y 19,2%, respectivamente.

Esta mayor resistencia a la crisis obedeció, en opinión de estos expertos, a su estructura productiva, más industrial, menos especializadas en la construcción en la fase precrisis y menos dedicadas al turismo. Esta última actividad está liderando la fase de recuperación en la actualidad, de ahí que su índice de recuperación esté siendo menor.

Dicho todo esto, estos analistas han utilizado otra forma para medir también el nivel de recuperación de las comunidades autónomas en materia de empleo: observando el ciclo de cada región y viendo el tiempo que le ha costado a cada una volver a alcanzar el 85% de su nivel máximo de empleo anterior a la crisis económica. En función de este indicador, Baleares, Madrid y Navarra recobraron dicho nivel en tan solo un trimestre desde que se inició la recuperación en 2014. Mientras que Asturias, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana, necesitaron 16,14 y 13 trimestres, respectivamente.

Normas