Los taxistas convocan un paro general para el día 29 en su guerra con Uber y Cabify

Fedetaxi tilda de "insuficientes" las medidas de apoyo al sector previstas por Fomento

El Gobierno impulsará medidas "antifraude” y un registro nacional “con todos los datos de la hoja de ruta” de los VTC

huelga taxistas
Taxistas manifestándose en otra jornada de huelga.

El sector del taxi decidió ayer mantener la convocatoria de manifestación y paro para el día 29 tras una reunión infructuosa en el Ministerio de Fomento. Miguel Ángel Leal, presidente de Fedetaxi tildó de “insuficientes” las propuestas del Gobierno para solucionar el “problema generado por la liberación de miles de permisos VTC”, que estarían beneficiando a Uber y Cabify, a las que acusan de competencia desleal”.

La asociación se mostró crítico con el real decreto que ultima el Gobierno para regular la actividad de las VTC y con la última sentencia del Tribunal Supremo, que ha obligado a conceder 80 nuevas licencias de este tipo que habían sido denegadas por la Comunidad de Madrid. Un fallo que hace prever una avalancha de nuevas licencias que sumarán coches a las citadas empresas, lo que “abre la vía para que las multinacionales inunden el mercado y pongan en peligro la estabilidad del servicio”, según dijo Fedetaxi en una nota.

Leal, junto con parte de la junta directiva de Fedetaxi, se reunió es lunes a petición propia con el Secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, después de conocerse la polémica sentencia. Este les informó que Fomento sigue adelante con la tramitación de la nueva ley que incluye, según precisó, “medidas antifraude” y un registro nacional “con todos los datos de la hoja de ruta” del servicio VTC. El real decreto podría estar aprobado antes de final de año, según precisó Gómez-Pomar.

Tras la reunión, Leal aseguró que el Gobierno ha reconocido ser consciente de ser parte del problema al que se ha abocado a los profesionales del sector del taxi, pero insistió que las soluciones que planea no son suficientes. “El gobierno ha dejado pasar una oportunidad de oro para escuchar nuestras demandas y hacer valer nuestros derechos, aceptando implementar tan solo algunas de las medidas exigidas por nuestro sector”, añadió. Según Fedetaxi, el Gobierno ha accedido a aceptar algunas de sus exigencias como la creación de una página web nacional para controlar la explotación y especulación de las VTC, así como la elaboración de un plan específico para no permitir la operación de empresas especuladoras. “Les hemos transmitido que esto es positivo, pero insuficiente”.

Por su parte, Gómez-Pomar aclaró que la Administración General del Estado se ha personado en los procedimientos judiciales activos relativos al vacío legal creado por la Ley Ómnibus aprobada en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero a fin de evitar la concesión de nuevas licencias VTC por esta vía, y que “defenderá el actual marco normativo ante el contencioso abierto por la CNMC, con objeto de mantener la prohibición de concesión de nuevas autorizaciones de VTC por estar superando el límite del 1/30”. Gómez-Pomar apuntó también que están trabajando con Interior y la Dirección General de Tráfico para que los vehículos de los taxistas y de empresas como Uber y Cabify lleven unas nuevas matrículas distintivas de color azul. Con esta placa estarán identificados para clientes e inspectores y se evitarán los supuestos de “piratería” e “intrusismo” que denuncia los taxistas.

Proyecto de real decreto

Durante la reunión, en la que se ha analizado el desarrollo de las medidas previstas para mejorar la situación en el sector del taxi y asegurar su convivencia ordenada con el del alquiler de vehículos con conductor, Gómez-Pomar aclaró que se elevará próximamente a Consejo de Ministros el proyecto de real decreto, que en estos momentos se encuentra pendiente del dictamen del Consejo de Estado. En su opinión, esta nueva norma impedirá las prácticas especulativas de "aquellos que han solicitado licencias de VTC con objeto de lucrarse con su inmediata reventa". Así, se prohibirá que las VTC vendan las licencias en los dos años siguientes a su obtención para impedir que se genere una burbuja especulativa.

Igualmente, detalló que el nuevo real decreto incluirá la creación de un registro único a nivel estatal al que deberán comunicarse los servicios de VTC con carácter previo a su realización. Así se pretende evitar que estos vehículos capten clientes por la calle y controlar que se cumple la obligación de realizar los servicios VTC en un 80% en el territorio de la comunidad autónoma donde se otorgó la autorización.

Gómez-Pomar también insistió en que la inspección y control continuará siendo un objetivo principal del Plan Nacional de Inspección del Transporte por Carretera de los próximos años.

Normas