Nadal rectifica y permitirá a las eléctricas pujar por sus propias centrales

Las empresas aseguran que el actual borrador de decreto las excluye de la subastas

Nadal opina que tras el cierre está la intención de las empresas de hacer subir los precios

Nadal apoya el carbón
El ministro de Energía, Álvaro Nadal, y el presidente de Asturias, Javier Fernández, tras la firma de un convenio para el impulso de las comarcas mineras. Efe

El Ministerio de Energía aseguró ayer a Cinco Días que las eléctricas podrán participar en las subastas de centrales que ellas mismas quieran cerrar y no reciban para ello la autorización de este departamento. Se trata, pues, de una rectificación del contenido del borrador de real decreto sobre el nuevo procedimiento de cierre de plantas que el ministerio que dirige Álvaro Nadal ha remitido a la CNMC.

 Aunque en Energía dan a entender que en ningún momento se ha pretendido dejar fuera de las subastas a las propietarias, lo cierto es que el texto remitido al organismo supervisor deja claro que si las dos primeras pujas quedan desiertas, la instalación se podrá “adjudicar a un tercero con una compensación” o pagos por capacidad por mantener la producción.

Así lo han entendido tanto las empresas como distintas fuentes jurídicas consultadas. Endesa señala que “la propuesta no contempla la posibilidad de que el propietario de la planta pueda percibir una compensación por la continuidad de la actividad”. En este mismo sentido se manifiesta Iberdrola, que niega que “tal posibilidad figure en el proyecto de real decreto” o la propia Gas Natural Fenosa, que dice desconocer tal extremo. Todo apunta, pues, a que Nadal se dispone a cambiar el texto durante su tramitación para incluir esa posibilidad.

De ser así, la norma resultará rocambolesca: una empresa pide autorización para clausurar una central (de carbón o nuclear, principalmente) alegando que no es rentable; si Energía se la deniega, la compañía tiene la opción de instar una subasta cuyas condiciones (precio, procedimiento, etc.) impondrá el ministerio; si una primera y segunda subastas quedan desiertas, en una tercera, la planta se podrá adjudicar con una compensación, o pago por capacidad, que se suma al que ya reciben por estar disponible.

¿Qué incentivo tendrá un inversor para ir a las dos primeras pujas cuando en la siguiente podrían recibir una compensación por mantenerla en marcha? ¿Por qué si se va a permitir a la propietaria participar en el proceso y podría ser ella misma la que se la quede recibiendo ayudas, no se le otorgan estas de entrada sin recorrer tan largo camino? ¿O pretende Nadal una nacionalización haciendo que participen en las subastas empresas públicas de la SEPI, por ejemplo?

No obstante, la medida así planteada, y a falta de conocer los nuevos términos de la norma, es totalmente contradictoria. Al tratarse de subastas al mejor postor (pujas al alza partiendo de un precio estipulado por el ministerio), el que las propietarias puedan acudir a las mismas implicaría que comprarían su propia central.

En todo caso, Nadal es conscientes de que el real decreto carece de rango legal, por lo que está presionando al PSOE para que respalde en el Congreso la aprobación de un real decreto ley que modifique la actual Ley Eléctrica. Esta solo incluye la seguridad de suministro como razón para rechazar el cierre de una central, mientras que el decreto remitido a la CNMC incluye también el impacto en los precios y la competencia y otros objetivos medioambientales o de planificación energética, pese a que esta es indicativa y no obligatoria.

Álvaro Nadal, que hace apenas un año defendía que el futuro del carbón estaba en manos “del libre mercado”, se ha erigido en defensor a ultranza de este sector. Ayer mismo, firmó en Oviedo con el presidente de Asturias, Javier Fernández, un convenio marco de colaboración para el impulso económico de las comarcas mineras, fomentando el empleo con proyectos de infraestructuras y restauración de zonas degradadas.

Nadal dice que Iberdrola pretende un alza de precios

El titular de Energía, Alvaro Nadal, subrayó ayer en Asturias a importancia de mantener las nucleares en funcionamiento si se quiere mantener las de carbón. Terminar con ambas energías, “subiría el precio de la electricidad”, algo negativo para las compañías que son grandes consumidoras”, dijo.

Sobre el cierre de la central de Lada (Asturias) solicitado por Iberdrola, Nadal dijo que estas decisiones pueden influir en el míx y en los precios. El ministro quiere que las empresas prueben que las centrales no son viables económicamente. “Puede que les interese cerrar por una decisión estratégica para que suba el precio”, apuntó el ministro en relación a Iberdrola. Esta también ha pedido la clausura de la central de Velilla, en Palencia.

Normas