Apple tendrá la última palabra en el acuerdo Broadcom- Qualcomm

Una disputa sobre royalties dejó al fabricante de chips vulnerable a una oferta rival

La compañía de Tim Cook deberá decidir si pactar le puede dar más rédito

Edificio de Qualcomm en San Diego (California, EE UU).
Edificio de Qualcomm en San Diego (California, EE UU).

Apple puede ser determinante en la elección del ganador de la oferta de Broadcom de 105.000 millones de dólares por Qualcomm. Una disputa sobre los royalties del iPhone dejó al fabricante estadounidense de chips vulnerable a una oferta oportunista de su adquisitivo rival.

La compañía de la manzana tiene varias demandas interpuestas contra Qualcomm por el pago de royalties. Apple ha acusado a Qualcomm de cobrar de más por los chips que utiliza en el iPhone. No existen datos públicos sobre el precio, pero según los analistas, ronda los 10 dólares por teléfono. Cuando Apple acudió a los tribunales y dijo a sus fabricantes que dejaran de pagar el canon, las acciones de Qualcomm bajaron 10 dólares, hasta los 58,84.

Un acuerdo puede hacer que la oferta de 70 dólares por acción de Broadcom resulte menos atractiva. Los analistas estiman que Apple venderá unos 250 millones de teléfonos en 2018. Si se acordase un margen más bajo, de, digamos, 7,50 dólares por teléfono, con un margen después de impuestos del 85%, eso generaría casi 1.600 millones de dólares en ganancias.

Con estos números se puede extrapolar una valoración de 16.000 millones de dólares, unos 11 por acción. Y eso sin contar otros pagos retenidos, que Qualcomm podría recuperar.

Ahora Apple deberá elegir por dónde puede sacar más rédito. El consejero delegado de Broadcom, Hock Tan, está dispuesto a renegociar el contrato de Qualcomm y la promesa de ahorrar 3.000 millones de dólares en costes anuales con la fusión cubre holgadamente el coste de oportunidad de darle un buen trato a Apple.

Sin embargo, independientemente de lo que diga Tan, es probable que su prioridad sea maximizar los beneficios de su nueva adquisición. Uno de los motivos para adquirir rivales es ganar clientes, y Broadcom ya obtiene más del 10% de sus ingresos de Apple. Además, el largo proceso para que la fusión sea aprobada por las autoridades antimonopolio podría retrasar la negociación con Apple en torno a un año. La empresa de Tim Cook podría preferir tratar con empresas más pequeñas y exprimibles.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Natalia P. Otero, es responsabilidad de CincoDías.

Normas