Las aseguradoras piden subvenciones para fomentar las pensiones privadas

Bancos y aseguradoras exigen abordar ya mismo la reforma del sistema

Inverco defiende un sistema de adscripción automática a planes de empleo

planes de pensiones
Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa, la patronal de las aseguradoras.

El sector privado empieza a cansarse del eterno debate sobre la reforma de las pensiones. Bancos, aseguradoras, gestoras de fondos... exigen a las fuerzas políticas que agarren el toro por los cuernos y adopten ya mismo una serie de reformas que fortalezca el actual modelo de pensiones públicas e incentive el ahorro a través de pensiones privadas.

Lo imperioso de la necesidad de un cambio de modelo es una de las principales conclusiones de las jornadas sobre el futuro de las pensiones, organizada por Ibercaja y Cinco Días.

"Debatir sobre las pensiones es un debate caduco en el resto de Europa, porque en la inmensa mayoría de los países ya se ha afrontado y se ha puesto en marcha una solución", se ha quejado Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa, la patronal de las aseguradoras.

Los diferentes analistas que han participado en las jornadas han coincidido en el diagnóstico del problema: los factores demográficos y de productividad ponen en riesgo la sostenibilidad del actual modelo de pensiones públicas, y el desarrollo actual de las pensiones privadas es claramente insuficente. En lo que hay menos consenso es en las soluciones a adoptar.

Una de las propuestas lanzadas por Pilar González de Frutos para fomentar la previsión social complementaria es que el Estado subvencione las aportaciones. "El modelo actual, por el que el trabajador puede desgravarse del Impuesto de la Renta el dinero aportado a su plan de pensiones, no funciona, especialmente en rentas bajas. A la gente no le resulta atractivo".

El modelo propuesto por Unespa es el alemán, en el que el Estado destina al plan de pensiones una cantidad equivalente a la que aporta el trabajador. Desde la patronal aseguradora consideran que este sería el mejor sistema para fomentar la previsión social complementaria y así evitar que surgan pensionistas de primera clase y pensionistas de segunda.


Empuje de los planes de empleo

El presidente de Inverco (la asociación de las gestoras de fondos), Ángel Martínez-Aldama, coincide en la necesidad de impulsar de una vez por todas la reforma de las pensiones. "Basta ya de debatir. Seis de cada 10 países ya han impulsado sistemas mixtos, en los que hay una parte de pensiones públicas y otra pata importante de pensiones privadas. No podemos quedarnos con el actual modelo monofásico, que depende completamente de la Seguridad Social", apunta Martínez-Aldama.

La propuesta desde Inverco es la aprobación de una adscripción cuasi-obligatoria a los planes de pensiones de empleo, tal y como ha hecho Reino Unido. "Si todas las empresas aportaran un 2% de los sueldos a la previsión social complementaria y los trabajadores aportaran otro 2%, en unos años se acumularía un ahorro equivalente al 20% del PIB español".

Aldama ha recordado que, a fecha de hoy, el ahorro a través de planes de pensiones es claramente insuficiente. "Solo el 0,4% de las empresas españolas ha ofrecido a sus trabajadores un plan de empleo, es algo completamente residual, y más aún en las empresas pequeñas".

El presidente de Inverco ha reclamado la puesta en marcha de un plan global de actuación en materia de pensiones. "No podemos debatir eternamente. Hay que actuar. La comisión de seguimiento del Pacto de Toledo debe pasar de debatir medidas para soluciones a corto plazo, a proponer medidas que arreglen el sistema a medio y largo plazo".

El director del grupo financiero de Ibercaja, Rodrigo Galán, reconocía que empieza a haber un cierto desánimo en el sector por culpa de la inacción política. "Llevamos casi 20 años hablando de la necesidad de cambiar el modelo, pero nunca llega a acometerse una reforma de calado".

Normas