El PSOE propone subir los impuestos 30.000 millones de euros

Presentará en el próximo Comité Federal una "alternativa" a los PGE para 2018

Propone situar la presión fiscal en el 41% del PIB

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la clausura del congreso del PSOE Aragón.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la clausura del congreso del PSOE Aragón.

El PSOE apuesta por una reforma fiscal en los próximos años que conlleva una subida de impuestos en 30.000 millones de euros, y situar la presión fiscal en el 41% del PIB.

Así consta en el documento que han remitido a los miembros del Comité Federal junto con la convocatoria de reunión del máximo órgano federal entre congresos. El plan, coordinado por el área de Economía de la Ejecutiva del PSOE que dirige Manuel Escudero, se presenta a los dirigentes socialistas para que revisen "especialmente el capítulo de Políticas de gasto, con el objetivo de comprobar que no hay ningún error u omisión que consideres grave o imprescindible en tu área de trabajo".

Este documento, al que ha tenido acceso Servimedia, se da a conocer como una "alternativa solvente" desde el punto de vista técnico, pero "sobre todo supone una alternativa progresista de izquierda, que recoge lo que el PSOE considera como auténticas prioridades tanto desde el ámbito de los ingresos como desde el ámbito de las prioridades del gasto social. Es un estupendo trabajo fruto del esfuerzo colectivo, y desde estas líneas quiero agradecer tu contribución".

Así lo presenta el secretario de Organización del PSOE, José Luis Abalos, en la carta que adjunta la convocatoria del Comité Federal en la que anuncia el documento que va anejo. En la misma, también señala que el plazo máximo para remitir estas aportaciones será el día 10 de noviembre, a primera hora de la mañana.

En la carta, Abalos adelanta que el plan lleva "una propuesta de reforma fiscal que permite recaudar de forma extraordinaria 12.500 millones de euros preservando las rentas medias y bajas) como desde el ámbito de las prioridades del gasto social".

No apoyo al Gobierno

Este documento sobre las cuentas del Estados se presentó por parte de Escudero en la Ejecutiva del pasado 30 de octubre como una "alternativa al Plan Presupuestario 2018 que el Gobierno remitió hace algunas semanas a Bruselas". El Ejecutivo que preside Mariano Rajoy todavía no ha aprobado la remisión a las Cortes de ningún proyecto de ley de presupuestos generales ante la falta de apoyos parlamentarios.

Desde hace meses el PSOE mantiene su negativa a respaldar las cuentas que presente el Gobierno, pese a desconocer su detalle. En su día también anunció que presentaría una "alternativa" pero sin concretar si, en la tramitación parlamentaría, se optaría por enmienda de devolución o enmienda de totalidad con alternativa. Esto último supondría un proyecto global con todos los capítulos.

Aprovechando el entendimiento por la cuestión catalana, el Gobierno ha lanzado públicamente repetidos mensajes al PSOE reclamando su apoyo a las cuentas públicas para garantizar la estabilidad económica en España.

Para gasto social

El PSOE parte de que "los problemas de déficit estructural" que tiene España "no son de un gasto excesivo sino de unos ingresos insuficientes". Para solucionarlo, propone una reforma fiscal durante años "hasta dar al erario español una capacidad recaudatoria extra en torno a 30 mil millones de euros para así situarse en el 41% del PIB".

Como medida principal, la dirección socialista apuesta por "aumentar los impuestos de modo que en ningún caso estas subidas afecten, directa o indirectamente a las clases medias y trabajadoras españolas".

Para ello, apuesta con una subida "de modo también selectivo a la convergencia de tratamiento entre rentas de capital y trabajo en el IRPF, al Impuesto de Sociedades, a la fiscalidad verde, aunque aminorada en sus efectos regresivos para las menores rentas, y a los impuestos de Patrimonio y Sucesiones - aunque estos últimos no son abordados en este documento".

Además, según el plan presupuestario, el PSOE contempla que "más de la mitad de estos ingresos extras a ser recaudados a lo largo de los próximos años habrán de ser canalizados (mediante un reparto adecuado de impuestos, vía transferencias o mediante el fondo de nivelación) a las Comunidades Autónomas de modo que estas vayan resolviendo el problema crónico de insuficiencia financiera que tienen en la actualidad para hacer frente a la provisión de los servicios públicos en virtud de las competencias que tienen transferidas".

En total, el PSOE asegura que "los ingresos extraordinarios que proponemos en este documento, que ascienden a 12.500 millones de euros, servirían para emprender nuevas políticas complementando las partidas que consideramos prioritarias tanto en el gasto social como respecto al gasto en modernización del tejido productivo, de acuerdo con los tres elementos básicos de nuestro modelo económico alternativo".

Normas