Reparto de culpas en las fallidas OPV europeas

El exceso de colocadores, 2,5 de media, difumina las responsabilidades

Los ‘hedge funds’ están arriesgando menos con nuevas acciones

Interior de la Bolsa de Londres.
Interior de la Bolsa de Londres.

Las culpas de que las OPV fallen están repartidas. Dos compañías británicas retiraron sus salidas a Bolsa el viernes, tras el débil comportamiento de otras nuevas acciones. Al mismo tiempo, la energética rusa En+ consiguió un precio en la parte inferior del rango de la oferta. Lo único que sigue aumentando es la cantidad de bancos que trabajan en el sector. Es parte del problema.

Arqiva, un grupo de infraestructura de medios, y Bakkavor, que produce hummus para supermercados, abandonaron en el último minuto sus OPV, diciendo que el mercado está demasiado volátil para nuevas emisiones. Algo de eso hay, al menos en ReinoUnido. Las empresas europeas han recaudado 33.000 millones de euros en nuevas ofertas de acciones en 2017, un 22% más que el año pasado por estas fechas. En Gran Bretaña, sin embargo, han bajado un 13%.

Es cierto que las empresas afectadas tienen sus peculiaridades. Arqiva usa antenas de TV de toda la vida, mientras que Bakkavor tiene cuatro clientes de escala y En+ es el juguete de un oligarca. Sin embargo, las acciones recién salidas a Bolsa en otros lugares también están obteniendo resultados inferiores a los esperados por los nuevos inversores. Las acciones del banco austríaco Bawag Group han caído un 5% desde que comenzaron a cotizar el 25 de octubre. SMCP, textil francesa, también está cotizando por debajo de su oferta.

Los hedge funds son parte del problema. Al haber obtenido un rendimiento decente este año –10,7% en estrategias de renta variable, según Preqin– los administradores de fondos tienen pocos incentivos para arriesgar sus tarifas por rendimiento en acciones no probadas. Los hedge funds no lo son todo, pero brindan son una forma útil de reducir la tensión de los precios.
Así que el dedo debe apuntar a los propios bancos. Después de todo, su trabajo debería ser saber el sentimiento del mercado con antelación. Pero la rendición de cuentas está cada vez más repartida. Una OPV europea tiene un promedio de 2,5 colocadores, el más alto de la historia en la zona. Los candidatos a OPVfallidas pueden decir que no necesitan el dinero, pero lo que sí necesitan es un poco más de discernimiento.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas
Entra en El País para participar