Dos velocidades para llegar a la meta de la sostenibilidad

Carbon Clear analiza cómo reportan las empresas del Ibex en relación al medio ambiente

Sostenibilidad
Aerogenerador de Acciona Windpower en un parque eólico.

El Acuerdo de París, con el trazado de un nuevo camino en el esfuerzo climático a nivel mundial, y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) definidos por Naciones Unidas, materializados en 169 metas para 2030 y en los que se remarca el papel del sector privado en el cumplimiento del plan, han supuesto un acicate para muchas empresas que ven ya definitivamente la sostenibilidad como un elemento estratégico.

Así se refleja en el Estudio sobre el estado del reporting de sostenibilidad 2017, elaborado por la consultora internacional Carbon Clear entre las empresas del Ibex y que acaba de presentar su segunda edición. La puntuación media de las empresas del índice ha aumentado respecto a 2016, pasando del 49% el año pasado al 56% en 2017

Pero si bien el Ibex 35 cuenta con empresas en mejora continua y con iniciativas punteras en todo el mundo, otras compañías no han mostrado el nivel de compromiso y ambición deseados, quedando rezagados a la hora de competir con los líderes del selectivo, con lo que se puede hablar de dos velocidades en la apuesta por la sostenibilidad.

En el top 10 de la lista se sitúan, por este orden, Acciona, con un 89%, que repite por segundo año en lo más alto; Telefónica, que conquista la segunda plaza con un 84%; terceros son Ferrovial e Iberdrola con el 83%, y la lista continúa con Gas Natural Fenosa (74%), Red Eléctrica (72%), Inditex (70%), Endesa (68%), Siemens Gamesa (67%), y Banco Santander y Repsol, juntos en décimo lugar con un 66% de puntuación.

“Hay una serie de empresas, que son sobre todo las del top 10, que están teniendo una intensidad importante a la hora de prepararse, de avanzar, de ir por delante de lo que la legislación va a marcar, porque además compiten en mercados muy globales, en Reino Unido, Italia, Alemania… que están haciendo cosas muy potentes”, señala Cristina Raventós, mánager de Carbon Clear en España. “Y luego hay unas empresas que van un poco a remolque, que se ven abocadas a tomar medidas a la hora de incorporarse al Ibex”.

Pequeña capitalización

Raventós puntualiza, no obstante, que la capitalización en Bolsa del Ibex es mucho menor que el Cac o el FTSE y “empresas que están el 34 o el 35 de capitalización no entrarían ni de lejos en un FTSE 100. Son empresas pequeñas que han crecido, que son cotizadas y que por primera vez están en este grupo del Ibex 35 con empresas que llevan años y años. Con lo cual no se puede esperar tampoco el mismo nivel de esas compañías”. “También es verdad que no tienen los recursos internos ni las capacidades de hacer ciertas cosas todavía”, recalca.

El estudio de Carbon Clear explica cómo reportan las empresas del Ibex su desempeño en materia de sostenibilidad en base a 75 indicadores que cubren cuatro áreas de estudio: medición y reporte; estrategia y gobernanza; objetivos y reducción de impacto, y colaboración e innovación con los grupos de interés. Junto a estos se incluyen las mejores prácticas, que ha puntuado de manera independiente.

El informe se extiende también al FTSE 100 británico, que suma ya su séptima edición, y al Cac 40 francés, que se analiza por primera vez.

Por sectores, el de petróleo y energía vuelve a tener la puntuación media más alta, 71%, ocho puntos más que el año pasado. Sin embargo, el informe remarca que sus estrategias y objetivos de reducción siguen estando lejos de las mejores prácticas. Y así, aunque la mayor parte de las compañías del sector tienen planes de reducción de emisiones, ninguna ha alcanzado la neutralidad en carbono. “Las energéticas están jugando un papel clave. Al final se van a tener que adaptar, lo saben, y por eso creemos que este sector es el que está evolucionando más rápido, porque su propio negocio responde a esta llamada a la acción”, explica la mánager de Carbon Clear en España.

Otro sector destacado es el de materiales básicos, industria y construcción, que si bien solo representa el 20% del Ibex, es el responsable de más de la mitad del total de las emisiones de alcance 1 (emisiones directas de gases de efecto invernadero) y alcance 2 (indirectas, asociadas al consumo energético). El informe destaca que aunque su puntuación media no es la mayor (57% desde el 52% el año pasado), lidera el camino hacia las buenas prácticas, en aspectos de medición y reporte; todas lo hacen de sus emisiones de alcance 3 (emisiones indirectas consecuencia de la actividad, pero que ocurren en fuentes que no son controladas por la empresa). El problema es que estas acciones llevadas a cabo en general no son lo suficientemente ambiciosas.

La mayoría de los sectores han mejorado su puntuación, incluso el sector de los servicios de consumo, que obtiene la peor puntuación de nuevo, pero que mejora en seis puntos respecto a 2016, pasando de un 37% a un 43%.

A reducir la brecha existente entre las grandes empresas del Ibex y las de menor capitalización no contribuye, de momento, la legislación en España, que “con el reporte de aspectos no financieros y sobre cambio climático, en general, es bastante laxa”, reconoce Raventós. “Y a partir de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que se está preparando esperamos que haya un empuje más importante en este sentido, se estandarice el reporte de ciertos parámetros y haya una estabilidad”, concluye.

A la vanguardia

-Acciona. Situa la sostenibilidad como prioridad estratégica de su modelo de negocio y se propone liderar la transición hacia modelos de negocio bajos en carbono. Para ello, ha asumido la neutralidad en carbono de sus operaciones, apostando por la eficiencia energética y la compensación de sus emisiones, convirtiéndose así en la primera empresa española del Ibex en conseguirlo.

-Telefónica. Lidera la transición hacia una economía circular, tomando como eje primordial la innovación sostenible y la optimización del uso de sus recursos en toda la cadena de valor.

-Ferrovial. Se ha convertido en la primera empresa española que consigue que sus objetivos de reducción de emisiones sean certificados por la iniciativa Science Based Targets.

-Iberdrola. La sostenibilidad es el propio medio y fin de su actividad. Teniendo como misión la creación de valor de manera sostenible, Iberdrola está plenamente alineada con el Acuerdo de París, así como con los ODS, que ha incorporado a su estrategia corporativa y la política de sostenibilidad de la compañía.

-Inditex. Destaca el trabajo que lleva a cabo tanto en el desarrollo de nuevos productos como en la gestión de sus proveedores. Integra la economía circular en su modelo de negocio y establece unos objetivos y planes ambiciosos, como el de conseguir cero residuos en la propia actividad.

Normas