Entrada principal de la sede de Monte dei Paschi di Siena, en Siena (Italia).
Entrada principal de la sede de Monte dei Paschi di Siena, en Siena (Italia).

Italia avanza con Monte dei Paschi en el reparto de la carga bancaria

Los minoristas compartirán parte del coste del rescate de la entidad

Como mucho les afectará en un 5% de lo invertido, pero es un mensaje importante

Italia va a dar un pequeño paso de cara a repartir la carga bancaria. La acción de Monte dei Paschi di Siena ha reanudado sus operaciones después de una suspensión y un rescate gubernamental de 4.000 millones. Los tenedores institucionales de bonos que se vieron obligados a cambiarlos por acciones se enfrentan a una caída del 40%. Los minoristas perderán mucho menos gracias a un trato especial, pero al menos los contribuyentes no serán los únicos en pagar la cuenta.

Las acciones del banco más antiguo del mundo cerraron ayer en 4,55 euros después de una suspensión de 10 meses, muy lejos de los 15 euros en los que se movía antes de verse obligado a buscar el apoyo estatal tras un escándalo relacionado con los derivados y un aumento de los préstamos incobrables. Los tenedores de bonos los intercambiaron por acciones como parte de un plan de rescate en julio, y el Gobierno tiene una participación del 52%.

Se enfrentan a diferentes niveles de daños. Los inversores profesionales, que poseían en torno al 60% de los diversos bonos subordinados de MPS, los cambiaron a 8,65 euros la acción. El precio actual implica un recorte del 49%. El Tesoro, que compró las acciones a 6,49 euros, pierde un 31%.

Los ganadores relativos son los miles de inversores minoristas que compraron pagarés subordinados a 10 años emitidos por el banco para sus clientes. El Gobierno, temeroso de una revuelta antes de las elecciones generales, les ofrece un buen trato. Comprará sus acciones al coste, a cambio de un nuevo bono sénior emitido por MPS. Eso sí, la Comisión Europea, que tuvo que aprobar el rescate, limitó esta oferta a 1.540 millones, un 25% por debajo del valor nominal, por lo que algunos inversores probablemente tendrán que quedarse acciones.

Dado que los inversores institucionales están excluidos del trato especial, la parte de títulos que corresponde a los minoristas será como mucho del 10%, según Assiteca, así que los daños para ellos serán de menos del 5%. Aún así, el hecho de que compartan parte de los costes es un mensaje importante para los millones de contribuyentes que han apuntalado involuntariamente un banco en quiebra.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas
Entra en EL PAÍS