Siemens Gamesa ahonda en su caída y se acerca a mínimos del año

Varias casas de análisis ponen al valor en vender

Decepción en el mercado por el retraso de la presentación de su estrategia

Bolsa

Siemens Gamesa no levanta cabeza. El fabricante de aerogeneradores vuelve a ser hoy el farolillo rojo del selectivo con caídas que rondan el 2,31% y que le llevan a acercarse a los niveles más bajos del año marcados en septiembre en 10,88 euros. Las acciones de la compañía cerraron en los 11 euros.

Si la acción rompe esos mínimos ya se irá a niveles de septiembre de 2015. La fuerte presión vendedora que sufre la compañía en Bolsa hoy es continuación del correctivo que sufrió la compañía en Bolsa el pasado viernes, jornada en la que sus títulos se desplomaron un 4%. Los cambios anunciados en su consejo y el retraso en la fecha de presentación de plan estratégico previsto inicialmente para el 15 de noviembre y ahora pospuesto a mediados de febrero del próximo año cayeron como un jarro de agua fría en el ánimo de los inversores que vuelven a castigar la cotización del fabricante de aerogeneradores.

Después del profit warning del viernes 13, la compañía volvió a sorprender negativamente al mercado con cambios en su equipo directivo. Los expertos de Bankinter explican que "parece que los cambios son fruto de las exigencias de Iberdrola (posee el 8% de la compañía) que estaba descontenta con la gestión".

La casa de análisis  ve especialmente decepcionante el retraso en la presentación de su plan estratégico ya que elimina el posible catalizador que podría presentar la compañía en el corto plazo  y genera más incertidumbre en torno a una compañía que cae cerca del 40% en el año.

Aún así, Siemenes Gamesa presentará sus cuentas del cuarto trimestre fiscal a primeros de noviembre. Entonces, los expertos esperan que dé alguna guía para el ejercicio 2018 en el que el mercado espera caída de ingresos y beneficio neto ante la pobre evolución de la cartera de pedidos durante este año y por los costes de integración.

Los expertos de Bankinter recuerdan que, en pasadas presentaciones la compañía afirmaba que avanzaba satisfactoriamente en la integración (sinergias esperadas de 230 millones de euros) pero los últimos acontecimientos nos hacen dudar al respecto. En definitiva, la incertidumbre desatada por estos cambios inesperados y la falta de visibilidad nos llevan a revisar nuestra recomendación desde comprar hasta vender y ponemos el precio objetivo en revisión.

Escasa visbilidad del negocio

Por su parte, Renta 4 también aconseja estar fuera del valor. Después de haber anunciado dos profit warning tras la fusión. "Veremos si estos cambios terminan de enderezar la situación, principalmente del negocio offshore, pero ante la incertidumbre que se está generando nos mantendríamos al margen hasta obtener una mayor visibilidad del negocio". La firma de análisis tiene un precio objetivo de 13,5 euros.

Dentro del flujo negativo de noticias en torno a la compañía destacó especialmente la revisión a la baja de los beneficios anunciada hace 10 días. Entonces,anunció una rebaja en sus previsiones de negocio para el ejercicio fiscal 2017 que finalizó el 30 de septiembre. El EBIT subyacente (sin costes de integración ni impacto en la amortización del valor razonable de los activos intangibles procedente del PPA) rondará los 790 millones de euros frente a los 900 anunciadas en la pasada presentación de resultados el 26 de junio y el margen EBIT pasa del 8% al 7%. Tal y como explicó la compañía esta rebaja responde a la revisión del valor contable de activos en inventario, especialmente en EE UU y Sudáfrica, donde existe una fuerte presión sobre los precios.

En cuánto al consenso de analistas de Reuters, se mantiene la recomendación de compra. Tan solo cuenta con una recomendación de fuerte venta y otra de venta. En cuánto al precio objetivo medio está en 15,91 euros, lo que supone un potencial de más del 40%. Desde abril, el consenso de Reuters ha rebajado el precio objetivo en un 26% desde los 21,51 euros de entonces.

Normas