Cuentas públicas

El Senado de EE UU da el primer paso para aprobar la reforma fiscal

Trump consigue aprobar el presupuesto 2018 por un estrecho margen

Una enmienda rebaja la mayoría exigida para lanzar el plan impositivo

El senador republicano de Arizona John McCain responde las preguntas de la prensa cerca del Senado antes de votar en el Capitolio.
El senador republicano de Arizona John McCain responde las preguntas de la prensa cerca del Senado antes de votar en el Capitolio. EFE

El Senado de Estados Unidos aprobó anoche el para el año fiscal 2018, una medida que anticipa la ansiada reforma fiscal que promueve el presidente, Donald Trump. Con un estrecho margen de  51 votos a favor y 49 en contra, los republicanos lograron su aprobación en la Cámara alta pese a la oposición del senador ultraconservador Rand Paul, que criticó un gasto demasiado elevado en las cuentas.

Las cuentas presentarán un importe de gastos de cuatro billones de dólares (3,38 billones de euros), además de enmiendas que permitirán conciliar esta propuesta con la ya aprobada en la Cámara Baja, que incluía 622.000 millones de dólares para Defensa. Además, dieron luz verde a un enmienda que permitirá ahora aprobar la futura reforma fiscal con una mayoría simple de 51 votos, en lugar de los habituales 60 requeridos.

Eso ayudará a los republicanos a sortear la oposición demócrata para sacar adelante su plan impositivo, aunque tampoco está garantizado que lo logren como ya se demostró en sus esfuerzos fallidos por derogar la ley de salud. En un comunicado, Trump "aplaudió" la aprobación del presupuesto y se mostró deseoso de promulgarlo.

"Este acuerdo abre un camino para aprovechar el potencial de la economía estadounidense a través de la reforma fiscal y de reducción de impuestos, simplificando el código impositivo y proporcionando un alivio financiero para las familias y haciendo que las empresas estadounidenses sean competitivas a nivel mundial", dijo.

El interés del Partido Republicano -que controla ambas cámaras del Congreso y la Casa Blanca- por aprobar cuanto antes una reforma fiscal le ha llevado a aparcar su habitual preocupación por el déficit.

Vehículo para la reforma fiscal

Algunos senadores opinaban que el voto sobre el presupuesto era meramente un vehículo para impulsar la reforma fiscal, dado que el año fiscal 2018 comenzó hace 19 días y el Congreso ya aprobó a finales de septiembre una medida presupuestaria para mantener el Gobierno financiado hasta el 8 de diciembre.

El senador demócrata Ron Wyden, por ejemplo, dijo que las cuentas aprobadas hoy son una "fantasía de derechas que allana el camino para un proceso hiperpartidista sobre la reforma fiscal" para beneficiar a los ricos y las corporaciones.

No obstante, el líder republicano en la Cámara Alta, Mitch McConell, defendió que la reforma fiscal tiene como único objetivo que el país "vuelva a crecer" y dijo que representa "una oportunidad única en una generación" para sustituir el actual código impositivo.

Normas