Delta moderniza su clase ‘business’ en los nuevos A350

La aerolínea lanzará los nuevos modelos entre Detroit y Tokyo

En marzo se unirá Ámsterdam como primer destino europeo

Vista general de la cabina 'business' de los nuevos A350 de Delta.
Vista general de la cabina 'business' de los nuevos A350 de Delta.

La nueva clase business de Delta ya tiene fecha de inauguración. El próximo 30 de octubre, la aerolínea estadounidense lanzará el servicio del nuevo Airbus A350 entre las ciudades de Detroit y Tokyo, reemplazando al Boeing 747-400, encargado hasta entonces de cubrir esta ruta. La compañía irá más allá, y a partir del mes de marzo, Ámsterdam se unirá a estas dos ciudades, convirtiéndose en el primer destino europeo para los 25 modelos que Delta ha adquirido hasta la fecha, “con la intención de añadir más aeropuertos poco a poco a estas rutas”, recordó el consejero delegado de Delta, Ed Bastian, en la presentación del nuevo A350 que la aerolínea realizó esta semana en Atlanta (EE UU), donde tiene su sede.

La renovación de los aviones que cubren este itinerario no es la única novedad. Con ellos, Delta también revoluciona sus servicios, tanto en tierra antes del despegue como en el aire. Así, a las tradicionales clase business (conocida como Delta One) y clase turista, se le une una nueva categoría que la firma ha bautizado como Delta Premium Select, y que viene a ser un paso intermedio entre las anteriores. Cada avión cuenta con 306 asientos: 226 en la clase turista, 48 en la nueva categoría intermedia y 32 cabinas individuales en la clase business, en la que se ha impulsado una renovación completa.

Situada en el módulo delantero del avión, la categoría premium tiene distribuidos sus asientos en filas de cuatro, con uno en cada ventana y dos en medio. Cada una de estas 32 plazas está equipada con una cabina totalmente individual, aunque en las situadas en la parte central existe la posibilidad de abrir una mampara y evitar la sensación de aislamiento en el caso de que dos personas viajen juntas. Todas cuentan con asientos de tapicería y piel que pueden ajustarse en cualquier postura, cubriendo el amplio abanico que existe entre las posiciones del modo despegue y aterrizaje y la cama. Además, cada una de estas cabinas está equipada con una mesa particular, una lámpara, una pantalla táctil de entretenimiento de 18 pulgadas y, como colofón, una puerta corrediza que permite al pasajero cerrar su habitáculo. A esto se le une el kit de aseo personal de la farmacéutica estadounidense Kielh’s dentro de un neceser Tumi, la vajilla de diseño Alessi, un compartimento superior más grande en el que guardar la maleta, y un servicio de cocina regional, en función del país de origen y de destino.

Delta moderniza su clase ‘business’ en los nuevos A350

El resto de prestaciones, comunes en los nuevos A350 a las tres categorías de pasajeros, muestran la apuesta de Delta por la experiencia del cliente. Las pantallas de entretenimiento están situadas a lo largo de todo el avión, y a ellas se le unen auriculares con cancelación de ruido, dos puertos USB y enchufe en cada asiento, y una red wifi gratuita con sistema de mensajería.

Delta moderniza su clase ‘business’ en los nuevos A350

Pero tal y como insistió la vicepresidenta de servicio a bordo de Delta, Lisa Bauer, “un viaje en avión no empieza con el despegue, sino mucho antes”. Por ello, la aerolínea cuenta con un sistema de mejoras en tierra, apostando por las máquinas de autofacturación de equipajes y por la facturación online, que emiten automáticamente la tarjeta de embarque y se la envían al pasajero 24 horas antes de su vuelo. A esto se le añade la posibilidad de elegir la comida de abordo con antelación, un servicio del que dispondrán los pasajeros de la clase business.

Normas