Starwood Capital, primer fondo que le dice a sus partícipes que no invertirá más en Cataluña

Cementos Molins deja Cataluña y se traslada a Madrid

Son ya 1.185 las empresas que se han ido tras el 1-O

Starwood Capital, primer fondo que le dice a sus partícipes que no invertirá más en Cataluña pulsa en la foto

El fondo Starwood ha reconocido os riesgos económicos de la situación en Cataluña y ha hecho un comunicado al regulador del mercado británico en el que asegura  que mientras se mantenga este escenario será "más cauto" y priorizará inversiones que estén "relativamente aisladas" a esta incertidumbre.

La gestora cuenta con un hotel den Barcelona que valora en 46 millones de euros. La empresa señala que, aunque la amenaza independentista tiene ya bastante tiempo, se ha agravado desde el referéndum del 1-O.

En paralelo, el Consejo de Administración de Cementos Molins acordó este viernes trasladar su sede social de Sant Vicenç dels Horts (Barcelona) a Madrid, debido a "la situación política y social que se vive en Cataluña y a la inseguridad jurídica que ello provoca".

La histórica cementera catalana, que cotiza en la Bolsa española, asegura que ha adoptado esta decisión "con el objetivo de salvaguardar los intereses del grupo, de marcado carácter internacional, y garantizar su normal operativa".

En un comunicado, la compañía remarca que mantendrá su actividad habitual, así como las sedes sociales de las sociedades industriales del grupo ubicadas en Cataluña, como son Cementos Molins Industrial, Promsa y Propamsa.

De igual modo, la junta general de socios de Cemolins Internacional, holding a través del cual se canaliza la inversión en sociedades internacionales del grupo, ha decidido trasladar su domicilio social fuera de Cataluña, a la calle Espronceda, número 38, de Madrid.

Fundada en 1928, Cementos Molins es una de las empresas más importantes del sector en España y desarrolla su actividad en este país, Argentina, Uruguay, México, Bolivia, Colombia, Túnez y Bangladesh.

Además del cemento, participa en el negocio del hormigón, los áridos, los morteros especiales y de cementos-cola, así como en actividades medioambientales. La compañía, que alcanzó un beneficio de cerca de 64 millones de euros en 2016, tenía hasta ahora su sede social en Sant Vicenç dels Horts, municipio del que fue alcalde el actual vicepresidente catalán y conseller de Economía, Oriol Junqueras, de ERC. Esta empresa cementera está controlada en un 91 % por la familia Molins.

Un total de 1.185 empresas han trasladado su sede social desde Cataluña a otras regiones de España entre el pasado 2 de octubre y este jueves, según datos del Colegio de Registradores Mercantiles de España. Solo en esta semana, lo hicieron un total de 553 y el máximo se registró este jueves 19, con 268.

Normas