Las agencias detectan caída de reservas de cruceristas a Barcelona

Las navieras descartan cambios en las rutas o movimientos de barcos

MSC atracó un barco con 4.000 viajeros el 1-0

independencia cataluña
Crucero atracado en el Puerto de Barcelona

Barcelona es uno de los puertos más importantes para la industria de los cruceros. Los ataques de turismofobia vividos en la capital catalana durante el verano, unidos a la tensión política generada por el referéndum del 1-0 y de la declaración unilateral de independencia, han tenido un impacto directo en la demanda de los cruceristas españoles. Los últimos datos de Puertos del Estado, correspondientes hasta agosto, reflejan que Barcelona sigue siendo el primer puerto en cruceristas con 1,7 millones y 470 buques en los ocho primeros meses, pero muestran una ligera desaceleración en agosto. En concreto en el mes más importante de la temporada alta llegaron 79 barcos, seis menos que en el mismo mes de 2016, que transportaban a 331.755 cruceristas, un 7,2% menos.

Y las reservas desde el inicio de octubre han sufrido un frenazo. Así lo ha asegurado esta mañana Carmen de Santa Ana, directora de cruceros de Viajes El Corté Inglés, quién reconoce “que se ha producido un parón desde el 1-0 y los pasajeros han optado por destinos como Valencia o África del Norte”. En un foro sobre la industria del crucero organizado por la escuela de negocios Esade, la portavoz de Viajes el Corté Inglés señaló que el parón será temporal y que probablemente se recuperará la normalidad en los próximos días.

Donde no ha tenido ningún impacto ha sido en las navieras y en sus planes. Emiliano González, director general de MSC Cruceros, descartó que los acontecimientos en Barcelona hayan afectado a la planificación de las compañías. “El 1 de octubre teníamos un barco con 4.000 pasajeros, de los que 1.200 embarcaron. No hubo ningún problema ni se produjo ninguna cancelación”, apuntó durante su intervención. En la mesa redonda también se encontraban Raffaele D´Ambrosio, director general de Costa Cruceros para España, y José Blanco, vicepresidente comercial de Pullmantur, que reafirmaron las palabras de González sobre el nulo impacto en la estrategia de las navieras y las buenas perspectivas para este año y el que viene del mercado español. En concreto prevén que la llegada de viajeros crezca en 2017 igual o más que el crecimiento registrado en 2016 (4,2%). “Las perspectivas para 2018 son buenas, ya que las rutas y los viajes se organizan hasta con nueve meses de antelación”, apunta González.

En relación al conflicto en Cataluña, Alfredo Serrano, director general de la patronal de cruceros CLIA, remarcó que las empresas buscan seguridad y certidumbre “porque tienen que planificar sus rutas con mucha antelación”. D´Ambrosio añadió otro elemento a tener en cuenta en Cataluña. “Es un sector en el que se invierte mucho capital y donde la incertidumbre no ayuda. Una decisión que no es correcta puede hacer mucho daño en las cuentas”, apuntó

Normas