Telefónica da un paso adelante en un mercado en revolución constante

Aura, el asistente virtual de la compañía, se comercializará a principios de 2018

El futuro ya está aquí es una máxima cuyo significado evoluciona continua y vertiginosamente. En ese contexto de revolución permanente hay que encuadrar la llegada de Aura, el asistente virtual que Telefónica tiene previsto lanzar al mercado a principios del año que viene. La denominada cuarta plataforma de la compañía española, que establecerá un nuevo modelo de relación con el cliente, se lanzará en seis países y cuatro idiomas. España. Alemania, Reino Unido, Brasil, Argentina y Chile son los mercados elegidos para estrenarlo. Con unas posibilidades de acceso que pueden incluir desde el teléfono y la tablet hasta las redes sociales como Facebook o LinkedIn, el objetivo de esta cuarta plataforma es, en una primera fase, facilitar el acceso del cliente a los servicios y prestaciones contratados con Telefónica y más adelante, cuando ese segmento esté cubierto, también a servicios relacionados con terceros.

La filosofía de Aura es, por decirlo de forma simple, permitir que el usuario gestione con facilidad su vida digital gracias a la inteligencia artificial. El asistente de Telefónica permitirá a la compañía sacar provecho de la ingente masa de datos que maneja con sus clientes. Aura recogerá los datos de cada cliente en su vida diaria virtual y los comercializará solo si así lo desea este. El sistema ha sido desarrollado con Microsoft y la información generada será la del cliente con Telefónica.

Telefónica pretende dar con esta iniciativa un ambicioso paso adelante en el mercado cuya gestación no ha sido fácil, dado lo complejo del proyecto y el elevado nivel de investigación y desarrollo requerido. El proceso de transformación de la compañía comenzó hace varios años, un proceso que culmina con un proyecto al que ha destinado una inversión de aproximadamente 48.000 millones de euros desde 2012. Ese montante explica perfectamente cómo una de las grandes claves del liderazgo en materia de tecnología y comunicación es la inversión constante y la investigación continua y eficiente. En un entorno cada vez más competitivo, en el que los jugadores tienen tamaño pero también flexibilidad, el que se queda quieto pierde.

Normas