Inmoglaciar negocia con tres fondos su venta parcial para invertir en obra nueva

La compañía busca recursos para aprovechar el ciclo alcista en la promoción

Entre los candidatos para entrar en el capital se encuentra Cerberus

viviendas
Residencial Can Trabal de Inmoglaciar en Sant Cugat del Vallès (Barcelona).

La promotora residencial Inmoglaciar negocia actualmente con tres fondos para buscar recursos con los que afrontar el crecimiento de la empresa, según fuentes conocedoras de la operación. La inmobiliaria madrileña mantiene un proceso abierto con distintas opciones abiertas, desde la venta de una porción de capital hasta un acuerdo de financiación.

Inmoglaciar nació en Burgos en los años ochenta como gestora de cooperativas. Es una de las escasas promotoras que han sobrevivido a la crisis. Actualmente comercializa 15 proyectos de viviendas en Madrid, Barcelona, Tarragona, Zaragoza y Granada. La compañía pertenece a la familia Moreno y cuenta con Ignacio Moreno como director general.

La firma pretende seguir comprando suelo para realizar nuevas viviendas, aprovechando las oportunidades en el mercado y la recuperación en el sector. Pero como compañía superviviente de la crisis, su capacidad financiera es limitada. La empresa ya se asoció previamente con el fondo alemán Aquila Capital para afrontar algunos proyectos.

La compañía mantiene actualmente opciones de compra de terrenos para construir entre 3.000 y 4.000 viviendas en los años próximos, según las mismas fuentes. Solo para 2017 prevé entregar alrededor de 1.100 viviendas, lo que la convierte en una de las promotoras con más actividad en España.

En el proceso de búsqueda de socio, Inmoglaciar cuenta con el asesoramiento de Montalbán Atlas. Entre los tres candidatos, según estas fuentes, se encuentra el fondo estadounidense Cerberus, activo en varias operaciones inmobiliarias en España, como la posible operación de compra de parte del negocio residencial de Anida (BBVA).

La empresa busca un socio a medio plazo que financie las operaciones de crecimiento, aunque está abierta la posibilidad de que también entre en el capital. En cualquier caso, la familia propietaria pretende seguir con el control de la compañía.

Normas