La caída de Monarch es muy británica

El colapso de la libra tras el ‘brexit’ y la no intervención del Gobierno han influido

Contrasta con el trato de Alemania a Air Berlin, a la que dio préstamos puente

Aviones de Monarch aparcados en el aeropuerto de Luton (ReinoUnido).
Aviones de Monarch aparcados en el aeropuerto de Luton (ReinoUnido).

Monarch ha sufrido un fracaso muy británico, cerrando el negocio y dejando a cientos de miles de personas varadas o con sus vacaciones canceladas. Sus problemas eran anteriores al brexit, pero el hundimiento de la libra inducido por este, y la resistencia a la intervención del Gobierno han ayudado.

La aerolínea vivía turbulencias financieras antes de que la empresa de inversión familiar Greybull la comprara en 2014. Tuvo pérdidas de 33 millones de libras e ingresos de 674 millones en 2012, antes de volver a escasos beneficios el año siguiente.

El nuevo propietario intentó agilizar las operaciones. Pero poco después de recortar la flota de 42 a 33 aviones, eliminar todos los vuelos chárter y rutas larga distancia, despedir a 700 personas y recortar los salarios un 30%, los ataques a turistas en Egipto, Túnez y Turquía dañaron gravemente lo que podía parecer un negocio cómodo, en rutas sin demasiada competencia.

No hubo más remedio que entrar en mercados más exigentes como España y otros lugares de Europa, dominados por rivales mucho más grandes como easyJet y Ryanair. Las noticias sobre Monarch, y los problemas financieros de este año de Air Berlin y Alitalia sugieren que hay demasiada capacidad en estas rutas, como poco.

Otros factores de la muerte de Monarch son, sin embargo, típicamente británicos. La mayor parte de sus gastos estaban en dólares o euros, mientras que los ingresos se registraban en libras. Cuando la libra se hundió hasta en un 20% tras el brexit, los costes de Monarch se dispararon. Greybull inyectó 165 millones de libras adicionales hace un año.

No fue suficiente. Mientras, la decisión del Gobierno británico de no intervenir para salvar más de 2.000 empleos contrasta con el trato dado por Alemania a Air Berlin, que recibió préstamos puente hasta que encontró un comprador. Monarch dejó de cotizar de inmediato, y el Gobierno solo intervino para traer de vuelta a los 110.000 viajeros atrapados en el extranjero. Es un poco de disciplina en una industria a menudo dependiente de los Gobiernos. Pero señala una vez más las diferencias del ReinoUnido del brexit con el resto de Europa.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.


Normas