Iberia y Corte Inglés piden más fondos para atraer viajeros de fuera de la UE

Luis Gallego destaca que solo el 0,3% de los turistas chinos viaja a España

Dimas Gimeno reclama más vuelos con Asia y América y agilizar los visados

Iberia
El presidente de Iberia, Luis Gallego, durante su intervencion en el Summit Shopping Tourism & Economy.

El turismo español se mueve en una paradoja constante. Las previsiones al cierre del verano apuntan a que llegarán 84 millones de visitantes extranjeros a finales de este año y que realizarán un gasto cercano a los 88.000 millones de euros, lo que supondrá un desembolso medio superior a los 1.000 euros por viajero. De este modo podría convertirse este año en el destino más visitado del mundo, incluso superando a Francia. Unos datos que se ven ensombrecidos por la escasa cuota de mercado de turistas fuera de la UE. En 2016 apenas llegaron 6,6 millones (un 9% del total), con un gasto total de 13.000 millones, lo que da un saldo de 2.000 euros por viajero. Dicho de otra manera, que el turista de fuera de la UE gasta el doble que la media, ya que no solo busca enclaves de sol y playa, sino experiencias culturales, gastronómicas o de compras.

Y todo ello requiere un cambio de paradigma en un modelo turístico masificado y que solo apuesta por el turismo de sol y playa. Esa fue la conclusión más repetida durante la inauguración de la tercera edición del congreso Shopping Tourism & Economy Summit. El presidente del comité organizador, Juan Antonio Samaranch, resaltó que España tiene mucho que hacer en materia de turismo de compras y que aún le separa una distancia muy elevada respecto a otros destinos como Londres o Paris. “Concentran el 25% y el 12% del turismo de compras de la UE, cuando Barcelona y Madrid apenas atraen el 2,6% y el 2%”, aseguró durante la presentación del foro. Para corregir este desfase, las grandes empresas turísticas tienen una receta: elevar el gasto en promoción turística en aquellos destinos asiáticos o americanos en los que hay recorrido para captar cuota. “Hacen falta más recursos porque con los actuales presupuestos nunca podremos competir contra Londres, Roma, Milán o Múnich", recalcó el presidente de Iberia, Luis Gallego.

La dotación presupuestaria destinada a la promoción turística en los Presupuestos Generales del Estado para 2017 es de 319 millones. Esta partida tocó techo en 2012, con una asignación de 438 millones de euros y ha permanecido estancada en el entorno de los 320 millones de euros. El presidente de Iberia consideró necesario apostar por la llegada de turistas de fuera de la UE por las ventajas que representa. “Es más rentable, crea empleo estable y de calidad, reduce la estacionalidad y permite diversificar el origen de los turistas”, recalcó. En su opinión, los visitantes que más compran no son los alemanes, los franceses o los ingleses, que suman el 53% de los que llegan a España. “Son los de largo radio como chinos, rusos, estadounidenses, mexicanos, brasileños, indios o del Golfo Pérsico”, subrayó. El presidente de Iberia destacó el trabajo realizado por la aerolínea recuperando conexiones a Asia y América. “En 2016 ha abierto rutas a a Shangai y Tokio y ha vuelto a crecer en esos dos mercados”, recalcó.

La partida presupuestaria para promoción no ha crecido en cuatro ejercicios

El presidente del Corte Inglés, Dimas Gimeno, insistió en la necesidad de destinar más recursos a la promoción en destinos lejanos y también reclamó mejorar la conectividad aérea con los países asiáticos y de Oriente Medio y agilizar la tramitación de los visados. “El turismo de calidad puede ser un gran impulsor de la economía española."Si nuestro país consiguiera incrementar el turismo de países lejanos del 12% al 25%, los ingresos pasarían de 4.100 millones de euros a superar los 8.700 millones de euros, lo que conllevaría un incremento muy significativo del empleo", señaló.

Gimeno fue más allá al reclamar un replanteamiento del modelo turístico de España, basado en el sol y playa, hacia otro más rentable. “Es el momento de innovar y de ser valientes. La Administración y las empresas tienen que unir sus esfuerzos para desarrollar los nuevos modelos con el objetivo de captar los mejores colectivos de visitantes. Todos juntos podemos conseguir que dos modelos complementarios de turismo, el tradicional y el más reciente, convivan y se desarrollen con responsabilidad en beneficio de todos”, insistió. El Corté Ingles es un paradigma en la estrategia para captar turistas de compras de fuera de la UE.

Uno de sus centros de referencia, situado en el madrileño Paseo de la Castellana, sirve como laboratorio de pruebas con los turistas de compras: el 30% de sus ventas las realizan turistas extranjeros y la mitad de ellas lo hacen viajeros chinos. Esos resultados los han conseguido contratando personal nativo que hable inglés y chino, incentivando las compras a través de sistemas de pago estandarizados en China, facilitando el servicio de ayuda para la devolución de impuestos y ofreciendo un descuento del 10% en todas sus compras a estos viajeros.

Normas