Gasto turístas Ampliar foto

Madrid y Barcelona desafían a París y Londres como centros del turismo de compras

Las dos grandes capitales españolas solo atraen el 5% de esos viajeros en la UE

La capital española organiza en octubre otra edición del Summit Shopping Tourism

España se dispone a superar a Francia por primera vez como el destino mundial que más turistas atraerá en 2017. Las previsiones oficiales y de los servicios de estudio elevan esa cifra a 84 millones de visitantes, con un predominio de los tres grandes mercados tradicionales (Reino Unido, Alemania y Francia). Entre todos suman el 52% de los turistas extranjeros que visitan España y una gran mayoría de ellos se inclina por destinos de sol y playa.Las estadísticas de gasto, sin embargo, revelan que están en la parte baja de la clasificación.

Los últimos datos desagregados, correspondientes a 2016, revelan que el gasto medio por turista fue de 1.028 euros y que el gasto medio diario fue de 130 euros. Por debajo de esas cifras se sitúan los tres países. Especialmente significativo es el caso de Francia, en el que el gasto medio por viaje apenas supera los 600 euros y el gasto medio diario está incluso por debajo del resto de países de la zona euro (85 euros).

China es el mayor emisor mundial de turistas de compras. A España solo llegaron 374.295 chinos en 2016

Esta reflexión fue la que condujo a un conjunto de empresas (CaixaBank, Iberia, El Corte Inglés, Samsung o Global Blue) y a la Comunidad de Madrid a organizar Summit Shopping Tourism & Economy, cuya tercera edición se celebra el 3 y el 4 de octubre. El objetivo de este certamen es convertir a Madrid en un centro mundial del turismo de compras para competir con la hegemonía de París y Londres. Juan Antonio Samaranch, presidente del Comité Organizador del certamen, apuntó ayer que el principal objetivo de la feria es desestacionalizar el turismo y propiciar la creación de un empleo de larga duración y cualificado. “Si el número de turistas procedentes de fuera de la UE se multiplicara por dos, el gasto turístico crecería en 17.000 millones”, apuntó.

Esos viajeros, al contrario que los de los mercados emisores tradicionales, no buscan destinos de sol y playa, sino más bien otro tipo de experiencias como cultura, gastronomía o compras. Es precisamente en este último segmento donde el Comité Organizador ha localizado una oportunidad de crecimiento en un contexto en el que empiezan a surgir brotes de turismofobia por la excesiva concentración en algunos destinos turísticos como Barcelona o Madrid. “Se trata de cambiar la demanda y de buscar un nuevo modelo fuer del de sol y playa. España no se puede perder en el cliché del turismo de masas”, expresó Samaranch.

París es el principal centro de turismo de compras en la UE, ya que recibe el 16% del total, seguida por Londres, con un 13%. Los datos que ofrecieron en la rueda de prensa revelan que Barcelona y Madrid están muy rezagadas respecto a las otras dos capitales, con un cuota del 2,6% y del 2,3%. “No va a ser una tarea sencilla. Competir con EEUU, Italia, Francia e Italia es muy difícil, pero es muy necesario para mejorar en las cifras de gasto”. Los datos de 2016 reflejan que, al margen de la UE, visitaron España turistas de 16 países de fuera de esa región, que supusieron el 8,8% del total de llegadas. En el caso del gasto, el porcentaje se duplica hasta el 16%. “Un turista asiático puede llegar a gastar hasta cuatro veces más al día que uno europeo”, apuntó Samaranch.

La ventaja que tiene Madrid con respecto a Barcelona es que el perfil de los turistas que reciben ambas ciudades es radicalmente diferente. El 24% de los viajeros que visitan la capital catalana proceden de Francia y el segundo mercado más importante es Reino Unido, con una cuota del 10,1%. El gasto en ambos destinos está por debajo de la media y es tres o cuatro veces inferior a la de los asiáticos. Los filipinos son los turistas que más gastan en sus estancias en España (2.752 euros) y también en el gasto diario (457 euros). En el primer caso, los datos de Reino Unido y Francia son tres veces inferiores, mientras que en el segundo llegan a cuatro.

Todo lo contrario que en el caso de Madrid, ya que sus principales mercados emisores de turistas no son europeos. El primero es el compuesto por los turistas americanos (excluido EE UU), con un 21,4% del total, seguido por los asiáticos, con un 14,6%.

Normas
Entra en EL PAÍS