Los concesionarios buscan más protección legal para las redes

Faconauto quiere abrir un nuevo marco de relación comercial con las marcas

Las redes han invertido 1.800 millones de euros en los últimos dos años

Gerardo Pérez, presidente de Faconauto
Gerardo Pérez, presidente de Faconauto

"Queremos una relación más equilibrada con las marcas de coches, para las que somos sus socios imprescindibles”. Así explica Gerardo Pérez, recién nombrado presidente de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), a Cinco Días su intención de buscar un nuevo marco legal para regular las relaciones entre los fabricantes de coches y sus redes de venta. Para él, es imprescindible proteger “las inversiones no amortizadas, los costes de personal y el fondo de comercio de un concesionario” cuando una enseña decide abandonar el mercado, como ocurrió con Chevrolet en 2013.

Faconauto estima que los 2.198 concesionarios que operan en España han invertido entre 2016 y 2017 unos 1.800 millones de euros. Tienen un stock medio de vehículos nuevos sin matricular de 162.000 unidades, lo que supone unos 2.500 millones de euros.

El presidente también apunta que, cuando es el dueño del concesionario el que quiere salir del negocio, “las barreras de salida son enormes”. “La marca se reserva el derecho de elegir a quién se va a traspasar el negocio y, claro, sabiéndose elegido, las ofertas que realizan son menos potentes”, comenta Pérez. Lo idóneo sería que la decisión del traspaso “fuera consensuada entre marca y propietario y que se aceptara la competencia de varios interesados”, dice.

Pérez está convencido de que “si se hubieran cambiado estas cuestiones, muchos concesionarios no hubieran quebrado” durante la crisis o durante la salida de Chevrolet de España. “Pero no tenemos ley a la que acudir. Por eso, vamos a hablar con Anfac [la patronal española de fabricantes de coches], con los fabricantes y con los partidos políticos para promover este marco legal más equilibrado”.

El presidente también explica, respecto de las relaciones de los puntos de venta con las marcas, que “en los nuevos contratos o renovaciones con las enseñas, estas se están reservando el canal online de ventas”. Es decir, que estos concesionarios no podrían vender por internet mientras que su marca sí. Dados los cambios tan grandes que está sufriendo la industria del automóvil, “esta reserva genera incertidumbre a los propietarios de los puntos de venta”. “No nos preocupa vender coches autónomos o eléctricos porque eso es vender tecnología. Lo que nos importa es que nos sustraigan un canal de ventas del que nos podríamos beneficiar”, declara.

Pérez no cree que las marcas generalistas puedan prescindir de los concesionarios a futuro “por la logística y por la mayor tecnología”, indica.

En cuanto al mercado español, Pérez asegura que “cerrará en 1,2 o 1,3 millones de matriculaciones, lo que supone un mercado sano”. Aunque “hay capacidad para más entregas anuales en España, para renovar el parque”, asevera.

Pero un mercado sano “no puede estar sustentado en matriculaciones tácticas para cumplir los objetivos de las marcas”, afirma. “Si sumas todos los objetivos de ventas de las enseñas, el mercado debería acabar con 1,8 millones de matriculaciones. Eso no puede ser. Los concesionarios no pueden automatricularse el 10% de todas las ventas, porque se acumulan y la red de vehículos de segunda mano no es capaz de absorberlo. Va contra la rentabilidad de la red”, concluye.

Reuniones con Energía y Hacienda


El presidente de Faconauto se reunió la semana pasada con los secretarios de Estado de Hacienda y de Energía. En el primero de los casos, la patronal propuso la revisión de las cargas impositivas aplicadas al automóvil en la compra o en el uso.

Pérez apuntó también los beneficios de un apoyo fiscal a la compra de vehículos alternativos, como la exención del IVA.

En energía, el presidente recalcó que las “fuertes inversiones que está haciendo el sector han de verse acompañadas por planes estructurales de las Administraciones públicas que incentiven tanto la adquisición como la puesta en marcha de una red de infraestructura d

Normas
Entra en El País para participar