La reducción de la indemnización empuja los acuerdos

El 50% de los concesionarios de Chevrolet firman su salida de la marca

Modelos de Chevrolet en un concesionario de la marca.
Modelos de Chevrolet en un concesionario de la marca.

Los concesionarios de Chevrolet ceden poco a poco a la presión del calendario. Alrededor del 50% de la red en España estarían firmando ya su salida de la marca de General Motors, según sondeos de la Asociación de Concesionarios de Chevrolet en España. En el país, hay 86 puntos de venta de Chevrolet que emplean a más de 1.200 personas.

General Motors anunció el pasado 5 de diciembre que Chevrolet dejará de venderse en Europa en 2016. Aunque los concesionarios pueden legalmente seguir operando hasta el 31 de diciembre de 2015, la marca ha fijado un calendario de salidas con indemnización que se va reduciendo según se acerca el plazo de salida.

“La indemnización ascendía a 600 euros por coche vendido durante un año, tomando como base del cálculo la media de ventas de los años 2010, 2011 y 2012 para aquellos que firmaran antes del 31 de marzo”, explica Jaime Pérez, secretario de la Asociación de Concesionarios de Chevrolet en España, organización constituida por los establecimientos para unificar sus reclamaciones contra la marca. A partir de aquí, la cuantía de la salida se reduce hasta que, para las salidas que se produzcan a final de este año, no hay remuneración prevista.

Desde Chevrolet en España, no han querido hacer ningún comentario ni confirmar o desmentir cifras de indemnización o plazos de salida para respetar las negociaciones con la red.

Pérez asume que hay disparidad de posiciones en la red, en función de las circunstancias particulares.“Es evidente que General Motors hace presión para la firma porque les interesa salir cuanto antes”, afirma el secretario.

Sin embargo, también denuncia que la indemnización es baja y que no cubre las necesidades de muchos empresarios. “Solo pueden desvincularse de la marca los que tienen un coste de salida bajo: aquellos que tienen amortizadas las inversiones de la concesión, los que albergan Opel y Chevrolet en su establecimiento y pueden asociar al personal de Opel o los multimarca, para los que Chevrolet es una enseña pequeña”, detalla el secretario.

Pérez apunta a “concesionarios exclusivos de Chevrolet con una plantilla de entre seis y ocho personas” como los más perjudicados, porque las indemnizaciones no les cubren “ni el coste de los despidos” y quieren seguir operando “con mucha dificultad”. “En GM, no quieren indemnizar con todo el coste de salida, (que ascendería a 50 millones según cálculos de la Asociación), pero es injusto, en ese caso, que bloqueen la operación de los concesionarios hasta el final del contrato”, reivindica.

Dificultades de operación

Según el secretario de la asociación, “la marca no está facilitando que sigamos con nuestra actividad”. “No se están ofreciendo campañas comerciales ni descuentos, con lo que los coches están 3.000 euros más caros, totalmente fuera de mercado”, asegura Jaime Pérez. “No hay publicidad para los vehículos”, asegura.

El secretario también recalca que “no se están sirviendo los automóviles con la agilidad de antes”. La asociación va a unificar el plan de pedidos de todos los concesionarios para garantizar “que llegan a tiempo y con las condiciones comerciales adecuadas”.

Servicio posventa o una nueva marca

Los concesionarios de Chevrolet tienen que reinventarse para seguir funcionando a partir de enero de 2016, si no antes. La compañía ha ofrecido a toda la red convertirse en talleres oficiales de la marca para cumplir con las garantías que tienen con los clientes de mantener reparaciones y suministros de piezas “hasta diez años después de venderse el último coche”, apuntan.

Fuentes del sector también aventuran que, en el caso de ser tiendas que albergan tanto a Opel como a Chevrolet, pueden aprovechar los recursos de la marca en retirada para dedicarlos a Opel, habida cuenta de que GMpretende darle un empujón a esta compañía en Europa. Además, Chevrolet continuará comercializando tanto en Europa Occidental como del Este sus modelos calificados como icónicos, como el deportivo Corvette, aunque bajo pedido por parte de los clientes.

Para Alonso Cantero, presidente de la Asociación de Concesionarios de Chevrolet y dueño de Expomotor Badajoz, la salida de Chevrolet “es muy delicada. De momento, pone a algunos empresarios al borde del concurso de acreedores pero las alternativas tampoco son claras”, asegura.

Cantero detalla que, excepto en algunas localidades, en la mayor parte del territorio español no hay posibilidad de que los concesionarios se conviertan a otra marca. “Los fabricantes ya tienen sus acuerdos hechos y las plazas copadas. No tiene sentido que haya más vendedores”, afirma, ni siquiera de la red Opel.

Cantero afirma, respecto a la posible entrada de la automovilística china Qoros en Europa a través de la red de Chevrolet, que “no hay nada seguro” pero asume que “sería una buena solución”. “Los concesionarios de Chevrolet son una red que se queda vacía con implantación a nivel europeo”.