La náutica vuelve a izar la bandera de la recuperación

El verano impulsa el mercado náutico y el número de titulaciones de navegación

El Salón Náutico de Barcelona volverá a estar lleno tras varios años en mínimos

nautica
La embarcación Azimut S7

Como en tantos y tantos sectores, el año 2007 fue el mejor que registró el mercado de embarcaciones de recreo en España. Entonces, fueron 12.617 las unidades matriculadas. Un récord. Y desde ahí, al hundimiento. Hasta 2014 el sector no volvió a crecer, y lo hizo desde casi el fondo del mar: en ese periodo el mercado había caído un 75%. En 2016, las unidades vendidas habían ascendido a 4.821, un 3,6% más que en 2015, un crecimiento más lento que en el ejercicio anterior, algo que hizo saltar las alarmas.

Pero el verano ha hecho despertar el optimismo. Entre enero y agosto se habían alcanzado ya las 4.492 matriculaciones, un 9,7% más que en 2016. Un crecimiento estable, aún lejos de los números de 2007, aunque este no es un objetivo: “Aquellas eran cifras irreales.Ahora vemos compradores más estables, gente que tiene ganas de satisfacer su pasión, y también empresas que están impulsando el mercado”, afirmó hoy Carlos Sanlorenzo, secretario general de la patronal ANEN en la presentación en Madrid del Salón Náutico de Barcelona, la cita de referencia del sector, y en la que se generan cerca de la mitad de las adquisiciones que se realizan en España al cabo del año. “Este verano el mar ha estado lleno, y se ha notado. La situación ha cambiado y eso se refleja en las cifras del salón”, mencionó Luis Conde, presidente del salón. Este defendió el papel del turismo náutico en la economía española, subrayando que genera nueve veces más ingresos que el tradicional, “es el que más dinero deja, y es algo que el Gobierno debe entender”, afirmó, en referencia a la demanda de una fiscalidad similar a la del sector en Europa.

Las embarcaciones de hasta ocho metros de eslora acaparan el 88% del total matriculado en España. Unidades de menor tamaño, y por tanto, menos costosas. De ahí que Conde vea un gran potencial para el mercado. “En España, hay una embarcación por cada 207 personas, lejos de países como Italia o Francia. Hay mucho terreno para crecer, sobre todo si aumentan las grandes esloras”.

Las empresas que alquilan los barcos están impulsando el mercado: este año las matriculaciones crecen un 23%

Una parte del mercado que no para de crecer es el del chárter, un 23% en lo que va de año. Las empresas están incrementando sus compras, algo que redunda de forma positiva en el sector:“El alquiler favorece el uso y la popularidad de la náutica”, explicó Carlos Sanlorenzo, algo que se está traduciendo en el número de personas que sacan su titulación náutica o su licencia de navegación:en 2016 fueron casi 50.000, mientras que este año ya van por más de 30.000. Cifras que, en este caso, sí se acercan a las que se daban en 2007 y que ponen de relieve el creciente interés por navegar. “Son 50.000 titulaciones y 5.000 matriculaciones de embarcaciones. Hay que buscar nuevas fórmulas para satisfacer esa demanda”, subrayó Sanlorenzo.

Algo que también se ha trasladado al Salón Náutico de Barcelona, con una muestra de casi 700 barcos, 180 de ellos de más de ocho metros de eslora expuestos en el agua. “No caben más barcos, estamos llenos”, destacó el director del mismo, Jordi Freixas. Entre las firmas más destacadas se encuentran Bénétau, Jeanneau, Yamaha, Zodiac o Sunseeker.

Una cita que comenzará el 11 de octubre, con 18 barcos que optan al premio a embarcación del año en Europa: el Azimut S7, con eslora de 21 metros y tres motores de 800 CV, con un precio superior a dos millones de euros; o el Bénétau Gran Turismo 50, con un valor de 525.000 euros, sin IVA.También habrá fabricantes españoles, como De Antonio, en una edición que, como explicaron sus responsables, no se verá afectada por la situación política de Cataluña.

Normas