El giro propuesto por Nestlé es valientemente aburrido

El nuevo CEO, Mark Schneider, no se inclina por los movimientos llamativos

Es en cierto modo loable, pero decepcionará a los inversores más impacientes

Barritas de KitKat.
Barritas de KitKat.

Nestlé está tratando de hacer virtud del conservadurismo suizo. Mientras el fabricante de KitKat promete aumentar la rentabilidad, el nuevo CEO, Mark Schneider, no se inclina por los movimientos llamativos. Es en cierto modo loable, pero decepcionará a los inversores más impacientes.

Schneider, que tomó el timón del gigante del consumo en enero, expuso sus planes para el negocio ayer en Londres. Su objetivo más tangible es aumentar el margen de beneficios operativos de Nestlé del 17,5% al 18,5% en 2020, frente al 16% del año pasado. También confirmó planes anteriores destinados a impulsar el crecimiento de las ventas en los próximos tres años.

Es poca cosa para los que buscan cambios más drásticos, como Dan Loeb, fundador del hedge fund Third Point. El activista ha pedido la venta de la participación del 23% de Nestlé en L’Oréal y un objetivo de margen más ambicioso. Schneider, sin embargo, parece hacer más descartes que propuestas. Dijo que L’Oréal permanecerá en los libros, descartó una gran compra, y desmintió la idea de comprar montones de startups para impulsar el crecimiento de los ingresos, como está haciendo su rival Unilever. En efecto, está duplicando las ventas de alimentos, que generan el 95% de las ventas de la compañía.

Con el activista Loeb alrededor, es valiente centrarse en mejorar el negocio principal en lugar de buscar soluciones más rápidas y potencialmente caras. Pero deja a Nestlé vulnerable a las acusaciones de lentitud. Schneider tendrá que continuar defendiendo la estrategia de centrarse en el café, el cuidado de mascotas, el agua y la nutrición. En conjunto generan en torno al 60% del beneficio operativo del grupo y un crecimiento de los ingresos por encima del 5% anual.

Incluso un enfoque que suena tan seguro podría implicar soltar y sustituir empresas que suman un 10% de las ventas, según Nestlé. También se prevé un empuje enérgico a las ventas directas al consumidor. Todo eso sumado podría dar a Schneider suficiente margen para alcanzar sus metas. Sin embargo, aumentar los márgenes y acelerar el crecimiento de las ventas es una tarea difícil. Loeb, por una vez, seguirá marcándose tantos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas