La economía catalana, en gráficos

  • 11.500 euros más en Cataluña Los sueldos son más altos en Cataluña que en el conjunto de España. Unos 1.500 euros el salario mediano (el que está en medio de la distribución de sueldos): 20.972 euros frente a 19.466. Tanto en Cataluña como en España los salarios han crecido muy poco durante la crisis: en siete años suben el 5,59% en España y el 4,05% en Cataluña, reduciendo las diferencias. Si en 2008 el sueldo mediano para un catalán era un 9,1% superior, en 2015 solo era un 7,7%. Cataluña es la cuarta comunidad de España con el salario medio más alto, 24.300 euros, lejos en todo caso de los 26.500 de Madrid y los 27.500 del País Vasco. Desde 2008 a 2015 los salarios han crecido con más fuerza en estas otras dos comunidades que en Cataluña
  • 2Más innovación, pero insuficiente Tanto en Cataluña como en el conjunto del Estado la inversión en investigación y desarrollo ha sufrido el azote de los recortes, si bien en Cataluña ha resistido mejor. En la autonomía el 1,52% del PIB se dedicó a la investigación en 2015, tres décimas más que en España. La cifra está aún lejos del máximo del 1,7% registrado en 2009, pero ya ha empezado a repuntar sobre las cifras de 2014, algo que aún no ha sucedido en los datos a nivel nacional. La catalana no es la autonomía con mayores cifras de investigación, pues es superada por Madrid. Aun así, todavía está lejos de las cifras medias para la Unión Europea, que rondan el 2% de la inversión y se acercan al 3% en Japón, los países nórdicos o EE UU.
  • 3Una autonomía un 20% más rica La renta per cápita media en Cataluña es de 28.590 euros, con datos del INE a cierre de 2016. La cifra es un 19,3% superior a la media española, que se queda en 23.970 euros por habitante. Ambas variables, lógicamente, han caminado en paralelo en los últimos 16 años. La industria tiene significativamente más peso en Cataluña que en España: el 16,8% del PIB catalán es industrial, frente al 12,8% del conjunto del Estado. También tienen más peso las actividades profesionales. Por el contrario, la administración pública, educación y sanidad tienen menos impacto en la economía, como corresponde a una región más rica.
  • 4Los catalanes tampoco llegan a fin de mes Igual que sucede en España, muchos catalanes declaran al INE llegar mal a final de mes. Según la última encuesta de condiciones de vida, el 63,3% de los catalanes tienen problemas con las cuentas, frente al 62,6% en el cojunto de España. No obstante, en España son muchas más las personas que tienen muchas cificultades (16,6% frente al 12,7% en Cataluña) y, sobre todo, este porcentaje ha crecido mucho desde 2007 (cuando estaba en el 11,1%), mientras en Cataluña se ha mantenido estable (del 12,6% al 12,7%).
  • 5La pobreza crece más en Cataluña Pese a la mayor renta media en Cataluña, los indicadores de privación material muestran en Cataluña cifras similares a las de España, puesto que durante la crisis han crecido con más rapidez. Un 2,9% de los catalanes no puede comer carne o pescado al menos cada dos días, misma cifra que en España pero un 123% más que en 2008 (solo el 32% en España). Son más los catalanes que no pueden pagar hipotecas o recibos (8,7% de la población, frente al 8,4% español) y, aunque la pobreza energética pega menos (9,1% frente a 10,1%), ha crecido algo más deprisa durante la crisis. Donde sí se notan los mayores niveles de renta es en las privaciones de menor entidad: el 34,5% de los catalanes no puede irse de vacaciones, frente al 39,5% de los españoles. Además, solo el 13,2% de los hogares catalanes, en todo caso, están en riesgo de pobreza (60% de la renta mediana), dato que está 10 puntos por debajo de la media y que solo es mejorado por País Vasco, Navarra y La Rioja.
  • 6Viviendas más caras que la media El precio de un metro cuadrado de vivienda en Cataluña es de 1.834 euros por metro cuadrado, unos 300 euros más (un 20%) que la media del territorio nacional. País Vasco, Madrid y Baleares tienen precios ampliamente por encima de los 2.000 euros y son las únicas comunidades más caras que Cataluña. Durante la burbuja inmobiliaria, el precio de la vivienda en Cataluña registró un alza del 68% (70% en España), tomando el periodo 2003-2008. En el pico el metro cuadrado costaba 2.457 euros en Cataluña, más que en Baleares pero lejos de los 3.000 de Madrid o Euskadi. Desde entonces los precios han caído el 25%, menos que en España.
  • 7Mejor recuperación del empleo Las cifras de Cataluña muestran un mercado laboral con más salud que el del resto de España, extremadamente castigado por la crisis pero que se ha recuperado mejor. La tasa de paro es cuatro puntos inferior a la media y el paro se ha reducido en un 48% sobre el punto más bajo de la crisis (2013), frente a un 38% en España. Con el 16% de la población española, Cataluña ha supuesto el 19% de la creación de empleo desde 2013, con 337.300 ocupados nuevos. Así, el peso catalán en el empleo ha pasado de ser el 16% antes del crac al 20% actual. Entre 2008 y 2013 en Cataluña el número de parados subió el 223% frente al 186% de España, aunque la pérdida de empleo fue similar, en torno al 19%.