Telefónica eleva un 15,5% su número de acciones en los últimos cinco años

La compañía lidera los incrementos de capital entre las grandes telecos

Las operaciones se vinculan a las adquisiciones y el ‘scrip dividend’

Telefónica
Sede de Telefónica.

El capital de Telefónica ha sufrido una amplia variación en los últimos cinco años. Así, la teleco ha pasado de 4.495 millones de acciones en 2012 (promedio) a 5.192 millones de títulos en 2017, lo que implica un incremento en este periodo de tiempo del 15,5%. El aumento del número de acciones viene provocado por las distintas operaciones corporativas llevadas a cabo por la compañía, unidas a las ampliaciones realizadas para cubrir el scrip dividend.

El último gran movimiento ha sido la emisión de 154,32 millones de acciones, equivalente a un 2,97% del capital, anunciada el pasado miércoles para atender la emisión de bonos convertibles de 1.500 millones de euros, cuyo vencimiento estaba previsto para hoy. Unos bonos que la teleco emitió en 2014 para financiar la compra de la alemana E-Plus, filial de KPN.

En esta línea, la mayor ampliación de capital tuvo lugar en la primavera de 2015, para afrontar la adquisición de la brasileña GVT. En aquella transacción, la compañía colocó 281 millones de nuevas acciones, con las que captó 3.050 millones de euros. La operadora defiende que las compras de E-Plus y GVT tenían como objetivo el fortalecimiento en Alemania y Brasil, dos mercados claves para Telefónica, y que han dado sus frutos generando caja y sinergias desde el principio.

Los movimientos de Telefónica también se han centrado en torno al scrip dividend, o retribución a los accionistas con títulos. Al menos cuatro operaciones vinculadas a esta remuneración a los inversores ha realizado la compañía durante estos años.

En 2016, Telefónica emitió 137,23 millones de títulos, un 2,8% del capital, para el scrip dividend; por 110,85 millones en 2015, un 2,3% del capital; 106,17 millones en 2014, un 2,3% del capital; y 71,23 millones en 2012, un 1,59% del capital (tuvo lugar en junio, poco antes de la suspensión de dividendos, dentro de su plan global para reducir deuda). Telefónica defiende que estas nuevas acciones terminaron en manos de los inversores. La teleco, no obstante, decidió poner fin a esta modalidad de retribución al accionista y pagar todo el dividendo en efectivo.

En sentido inverso, Telefónica ha ejecutado dos grandes amortizaciones de acciones, dentro de sus planes de retribución a los accionistas. Así, en 2015 y 2016, amortizó sendos paquetes de 74 millones de acciones, que tenía en autocartera.

Deutsche Telekom

Entre las grandes operadoras europeas, Deutsche Telekom es la que más se acerca a Telefónica. La teleco germana ha ampliado su número de acciones entre 2012 y 2017 cerca de un 10%. La mayor parte de los aumentos de capital corresponden a la retribución a los accionistas a través de los scrip dividend, así como a los nuevos títulos destinados a financiar algunas de sus adquisiciones en EE UU. Telecom Italia elevó su capital en un 8,3% en este periodo, entre otros motivos, por la conversión en acciones de una emisión de convertibles de 1.300 millones de euros en otoño de 2016.

Orange, por el contrario, se ha mantenido estable en el número de acciones en este periodo, en el entorno de los 2.660 millones de títulos. La teleco francesa solo ha hecho pequeñas emisiones de cara a financiar los pagos en los planes de retribución variable para los empleados.

Vodafone, a su vez, ha reducido su número de acciones desde 2012 desde 2.718 a 2.662 millones. En términos generales, la reducción del número de títulos es consecuencia principalmente de su amortización.

Un caso excepcional es el de la holandesa KPN, que casi duplicó su número de acciones, tras una macroemisión en 2013, de 4.000 millones de euros, realizada en un momento de grave crisis, con el objetivo de reducir su multimillonaria deuda.

Evolución de las acciones

Desde 2012, la acción de Telefónica ha registrado una evolución con continuas subidas y bajadas, a caballo de las crisis económicas en España y Latinoamérica así como de la estrategia de la teleco para reducir deuda. A mediados de 2012, en plena crisis de la deuda en el sur de Europa, sus títulos cotizaban en el entorno de los ocho euros.

Posteriormente, iniciaron una recuperación que les llevó a superar los 14 euros en agosto de 2015 (por ejemplo, en la primavera de 2015, con el precio de la acción cotizando en el entorno de los 13 euros, Telefónica amplió capital a 10,84 euros, con una fuerte demanda).

A partir de ahí, y por culpa de la crisis brasileña y el brexit, las matildes cayeron hasta marcar un mínimo de 7,30 euros en junio de 2016. En la actualidad, cotizan por encima de nueve euros.

Normas