ACS sigue sin cerrar la posible compra de Abertis y elude llevarla a su consejo

Reconoce haber considerado la posibilidad de involucrar a Hochtief en la operación

La CNMV obliga al grupo de construcción a dar información al mercado

ACS prepara la toma de Abertis
El presidente de ACS, Florentino Pérez, junto al secretario y consejero José Luis del Valle.

El grupo ACS se ha visto esta tarde obligado a ofrecer una última hora sobre la pretendida compra de Abertis en competencia con la opa lanzada ya por la italiana Atlantia. Son muchos los rumores en el mercado, e informaciones en prensa, sobre los que la firma que preside Florentino Pérez ha echado algo de agua fría: "ACS confirma que sigue estudiando una posible opa competidora sobra la sociedad Abertis, con asistencia de asesores externos, habiendo mantenido reuniones con posibles inversores y con entidades financieras, sin que hasta la fecha haya tomado decisión alguna al respecto", argumenta la nota remitida a la CNMV.

Con ella satisface cualquier tipo de requerimiento de información por parte del regulador y, sobre todo, toma las riendas sobre lo que se vaya a escribir en los medios o informes de Bolsa. Y es que las cotizaciones de ACS y su filial germana Hochtief vienen sufriendo a golpe de rumor.

El comunicado a la CNMV está firmado por el consejero-secretario José Luis del Valle, hombre de la máxima confianza del presidente Pérez, y uno de los pocos que maneja información dentro de ACS sobre el intento de opa competidora. El resto, junto a Florentino Pérez, son el consejero delegado del grupo, Marcelino Fernández Verdes, y el director general corporativo, Ángel García Altozano.

ACS 37,28 -0,59%
ABERTIS 18,36 0,00%

Un bocado de 32.000 millones

En el hecho relevante publicado esta tarde se reconoce que la operación, que supondría poner sobre la mesa más de los 16.400 millones ofertados por Atlantia y asumir casi 16.000 millones de deuda que cuelga de los activos de Abertis, "no ha sido sometida a la deliberación y acuerdo del consejo de Administración".

Según fuentes cercanas a la operación, a ACS le está costando conformar un grupo de inversores apara abordar en equipo la voluminosa oferta y sigue trabajando en el diseño de la misma. El objetivo es que la matriz, que lleva cinco años de lucha para embridar su deuda, no vea comprometida una posición actual que le ha llevado a conseguir una nota crediticia de investment grade (triple B), otorgada por Standard & Poor's el pasado mes de mayo.

Es en este escenario donde los bancos asesores, Lazard y JP Morgan, han esbozado una opa utilizando la germana Hochtief, en la que ACS tiene en 71,7%. La jugada pasa por lanzar una macroampliación de capital, por unos 3.000 millones, a la que ACS no acudiría. De este modo, se carga a Hochtief de munición y el accionista de control consigue bajar del 50% del capital. Así ACS desconsolidaría la monumental deuda de la constructora germana si es que finalmente formula la oferta a través de ese canal. El problema para la firma madrileña es que la ampliación en Hochtief debería producirse con fuerte descuento, penalizando con ello al valor.

La jugada de ACS pasa por lanzar una macroampliación de capital en Hochtief, por unos 3.000 millones, a la que no acudiría para bajar del 50% del capital y desconsolidar la deuda

"Entre las fórmulas estudiadas se ha considerado la posibilidad de que la opa sea realizada con la participación de Hochtief", reconoce ACS en su nota al mercado.

La opa de Atlantia, a 16,5 euros por cada acción de Abertis, sigue su camino en espera de que la CNMV dé el visto bueno al folleto presentado el pasado 15 de junio. La italiana, con fuerte dependencia de su mercado local, pretende crear el mayor grupo de autopistas del mundo, con presencia en 15 mercados y 14.000 kilómetros de carreteras de peaje bajo su gestión. La suma de sus resultados brutos de explotación alcanza los 6.600 millones de euros (según cifras de 2016), superando los poco más de 4.000 millones de la francesa Vinci por el negocio de concesiones, y los compromisos de inversión llegan a los 26.000 millones.

La oferta italiana está condicionada a que un mínimo del 10% del capital de Abertis intercambie su papel por acciones nuevas de la italiana. Esta también ha fijado un umbral mínimo de aceptación del 50,01% del capital.

Normas