Golpe a Uber: pierde su licencia en Londres por presuntas conductas ilegales

Le acusan de utilizar software para esquivar los controles de las autoridades

Uber asegura que recurrirá de inmediato la decisión

Aplicación de Uber
Aplicación de Uber

Duro golpe al negocio de Uber. El regulador de transporte de Londres ha retirado hoy la licencia de operación a la compañía estadounidense estimando que "el enfoque y la conducta de Uber demuestran una falta de responsabilidad corporativa en relación con una serie de cuestiones que tienen potencial de seguridad pública e implicaciones de seguridad ". Así ha argumentado el organismo encargado de la seguridad del tráfico Transport for London (TfL) su decisión, que afecta a más de 40.000 conductores, que perderían su trabajo si la aplicación deja de estar operativa en esa ciudad. "TfL ha concluido que Uber London Limited no es adecuado para ser titular de una licencia de operador de alquiler", aseguraron en un comunicado, publicado en Twitter.

El regulador destaca, entre otros aspectos, la política de Uber para informar sobre delitos graves, para obtener certificados médicos o para explicar el uso de tecnología para esquivar a autoridades. Les acusan de utilizar un software denominado greyball, que les ayuda a sortear los controles de las autoridades.

El permiso que hoy tiene vigente la empresa expira el próximo 30 de septiembre. Uber ya ha anunciado que recurrirá la decisión del regulador, para lo que tiene un plazo de 21 días. Tom Elvidge, director general de Uber en Londres, asegura que los 3,5 millones de londinenses que usan su aplicación y los más de 40.000 conductores profesionales "que confían en la compañía para ganarse la vida, deben estar atónitos ante esta decisión".

"Con su intención de prohibir nuestra aplicación, Transport for London y el alcalde de la ciudad ceden ante un reducido grupo de personas que pretenden limitar la libertad de elección de los consumidores. Si se confirma esta decisión, los más de 40.000 conductores profesionales que hoy operan en Londres perderán su trabajo y los londinenses perderán una alternativa de transporte práctica y accesible", añade.

El ejecutivo insiste en que la compañía va a recurrir de inmediato la decisión en los tribunales para defender "el sustento de todos los conductores y la libertad de elección de los millones de londinenses que usan nuestra aplicación".

Elvidge subraya que los conductores que utilizan Uber tienen una licencia otorgada por Transport for London y han pasado los mismos controles de antecedentes penales que los taxistas. "Nuestra tecnología ha conseguido mejorar las condiciones de seguridad de nuestros trayectos, que quedan registrados a través de GPS. Hemos seguido siempre las indicaciones de TfL acerca de informar sobre incidentes graves y tenemos un equipo especializado que trabaja estrechamente con la Policía Metropolitana. Tal y como ya hemos indicado a TfL, una inspección independiente demostró que greyball nunca ha sido usada para los objetivos señalados por TfL".

El directivo de Uber añade que la compañía opera en más de 600 ciudades en el mundo, incluyendo más de 40 en Reino Unido. "Esta prohibición", destaca, "mostraría al mundo que Londres cierra sus puertas a la innovación que trae consigo oportunidades económicas para millones de personas y nuevas alternativas para los ciudadanos."

En Londres, Uber ha enfrentado críticas de sindicatos, legisladores y organizaciones de conductores del sector del taxi sobre sus condiciones de trabajo. A nivel mundial, Uber lleva un periodo de malas noticias después de una cadena de escándalos que involucran acusaciones de sexismo e intimidación en la empresa, lo que llevó a los inversores a forzar la salida del ex CEO y co-fundador de la compañía Travis Kalanick.

La aplicación se ha visto obligada a abandonar varios países, entre ellos Dinamarca y Hungría y se enfrentaron a batallas regulatorias en múltiples Estados de EE UU y países del mundo. El alcalde de Londres, Sadiq Khan, dijo que respaldó la decisión: "Todas las empresas de Londres deben cumplir las reglas y los altos estándares que esperamos, particularmente cuando se trata de los clientes", dijo. "Estaría mal si TfL continuara con la licencia de Uber si de alguna manera pudiera representar una amenaza para la seguridad de los londinenses".

La decisión del organismo británico llega en un momento delicado de la compañía. La pérdida de licencia para operar en Londres, uno de los grandes mercados de Uber, podría tener un efecto negativo sobre el reciente interés demostrado por la japonesa SoftBank de invertir 10.000 millones de dólares en Uber para hacerse con entre un 17% y un 22% de la sociedad, según informó The Wall Street Journal. Aunque la propuesta supone un descuento de casi el 30% respecto a la última valoración de Uber, un traspiés de este tipo podría complicar la operación.

Uber arrancó en Londres en junio de 2012. Entonces, la compañía tenía una flota de unos 50 conductores. La importancia de este mercado la dejó clara el propio Kalanick cuando aseguró tiempo después que "Londres es la 'Champions League' del transporte, pues tiene un sistema de transporte más dinámico y competitivo que cualquier otra ciudad del mundo".

Normas