El armador holandés Tideway intenta llevarse un buque de La Naval

Asalto esta madrugada al astillero de La Naval de Sestao

El buques lo construye la empresa vasca le queda todavía medio año de trabajos

Instalaciones de La Naval de Sestao
Instalaciones de La Naval de Sestao

Asalto esta madrugada al astillero de La Naval de Sestao (Bizkaia), que está apunto de presentar concurso de acreedores con unas deudas de más de 100 millones. Empleados del armador holandés Tideway han estado a punto de llevarse uno de los buques que construye la empresa vasca y al que le queda todavía medio año de trabajos para su conclusión. 

La operación estaba muy coordinada. Dos remolcadores con bandera belga estaban en la zona próxima de Zierbena (Bizkaia) para arrastrar al buque, puesto que al no estar construido del todo, no está en condiciones de navegar por sí solo.

Un equipo de seis hombres subió al borde del buque, el cablero 'Livig Stone', tras soltar la mayoría de las estachas, los cabos gruesos que retienen a las naves junto a los muelles. A punto de zarpar, fueron descubiertos por el servicio de vigilancia del astillero. Tras la alarma, en pocos minutos llegaron a los muelles una patrulla de la Ertzaintza, los directivos de la compañía y miembros del comité de empresa. Los agentes de la policía vasca forzaron el desembarque de los empleados de Tideway. El armador holandés ha pagado parte del buque, cuya titularidad hasta su botadura oficial sigue siendo del astillero vasco.

Normas