Ibex 35
Agentes trabajan junto a monitores que muestran la evolución del índice Kospi en Seúl (Corea del Sur). EFE

El Ibex se toma un respiro y la libra se dispara, ¿qué pasa?

El euro baja de los 90 peniques

El selectivo español modera las caídas y concluye con un descenso del 0,1%

El mercado de divisas sigue revolucionado. Si hace unas semanas era el euro el encargado de poner contra las cuerdas a las Bolsas europeas, en las últimas sesiones la libra le toma el relevo. La subida –al cierre de los mercados europeos se anota un 1% y el euro perdía los 90 peniques– tuvo como claro protagonista la reunión del Banco de Inglaterra. La institución que preside Mark Carney decidió por siete votos a favor y dos en contra mantener sin cambios los tipos de interés (0,25%) y el programa de compra de deuda. En un guiño hacia las voces disidentes, el Banco de Inglaterra advirtió de que podría subir los tipos en los próximos meses, en línea con el resto de bancos centrales.

Esto se produce en un momento en el que la economía de Reino Unido empieza a dar signos de agotamiento por los efectos del brexit. Durante el mes de agosto la inflación subió al 2,9% debido a la depreciación que acumula la libra desde junio de 2016, descenso que pasa factura al consumo privado y mina la pérdida de poder adquisitivo de los británico. A pesar de estos datos y la creciente tensión por los términos de la escisión de la UE, el Banco de Inglaterra señaló en su comunicado que la economía británica tiene margen para el crecimiento y que el desempleo está e su nivel más bajo en 40 años, el 4,3%.

Petroleo Brent 56,390 2,267%
USD x EUR 0,8379 0,516%
IBEX 35 10.292,10 -0,83%
EUROSTOXX 50 3.525,55 -0,16%

Mucho más calmado que el mercado de divisas se mostró la renta variable. El Ibex 35 aprovechó la sesión para la recogida de beneficios después de cuatro jornadas consecutivas de ascensos. Los peores datos procedentes de China que auguran una desaceleración en el segundo semestre unido a la sobrecompra de algunos valores llevaron al selectivo español a poner fin a la tendencia alcista. La Bolsa española concluyó con un descenso del 0,1%, lejos del 0,8% que llegó a caer a lo largo de la sesión. La mejora, aunque fue insuficiente, contó con la banca como protagonista. Santander, Sabadell y BBVA se sacudieron los números rojos, algo que no lograron Bankinter (-0,69%), CaixaBank (-0,25%) y Bankia (-1,61%). También fueron destacados los ascensos de Repsol (1%), Ferrovial (-1,37%).

El resto de índices registraron un comportamiento mixto.En el lado de las subidas estuvieron el Cac francés (0,15%), el Mib italiano (0,22%) y el Euro Stoxx (0,09%). La otra cara de la moneda la representaron elFTSE británico, que se dejó un 1,14%, lastrado por las subida de la libra, y elDax, que cedió un 0,1% y se queda a un paso de revalidar sus máximos históricos.

La otra referencia de la jornada pasó por EE UU, donde se conoció el dato de inflación de agosto. El IPC de agosto aumentó un 0,4% y en tasa interanual alcanza el 1,9%, muy próximo al objetivo del 2% que establece la Reserva Federal. Con este dato los inversores empiezan a descontar un nuevo paso en el proceso de normalización monetaria. Este pasaría por la reducción del programa de compra de bonos. Aunque el dato de inflación fue mejor de lo esperado, Wall Street se mantuvo en tablas.

En el mercado de deuda, la rentabilidad del bono español a diez años repuntó al 1,6% desde el 1,58% del martes. La deuda española con vencimiento en 2027 alcanza niveles de julio. La prima de riesgo subió dos puntos básicos, hasta los 119. El desafío independentista, de momento, no está pasando factura a la renta fija.

Después de muchos sinsabores, el crudo Brent empieza a ver la luz. El petróleo de referencia en Europa, que al cierre de las Bolsa se anotaba un 0,9%, moderó los ascensos y concluyó con un alza del 0,25%, hasta los 55,64 dólares. Desde los mínimos de junio, coincidiendo con la producción en máximos de Libia, el Brent sube un 24%.

u La recuperación vivida por el petróleo, que sirvió de impulso a las petroleras, obedece a un conjunto de factores.El primero de ellos al informe de la Agencia Internacional de la Energía, que apunta que la sobreoferta de crudo empieza a descender debido a la demanda global y a la caída de la producción de la OPEP. A esto se suma el cierre del 25% de la capacidad de refino de Estados Unidos tras el impacto del huracán Harvey en Houston.

Normas
Entra en EL PAÍS