EFE

Bankia salta al cuarto banco de España tras su fusión con BMN

La fusión "contribuirá" a la devolución de las ayudas públicas", dice su presidente

Carlos Egea prevé nuevas integraciones en los próximos meses en la banca mediana

Ya es una realidad. Tres meses después de que Santander comprase Popular por un euro tras su intervención, otro banco, en este caso BMN, desaparecerá también del panorama financiero español.

Las juntas extraordinarias de accionistas de Bankia y BMN aprobaron ayer su fusión. De esta forma, la entidad que preside hasta ahora Carlos Egea pasará a ser absorbida por Bankia en una operación decidida por el FROB, que controla más del 65% del capital de estas instituciones.

Pero parece que no serán las únicas fusiones, según vaticinó ayer mismo Egea en la junta de BMN, celebrada en Madrid. “Veremos a ver cuáles son los próximos procesos de consolidación, que los habrá, y a qué precio”, insistió en referencia a los previsibles nuevos procesos de fusión de la banca mediana, y entre los que el mercado apuesta por Liberbank como la siguiente entidad en la lista de integraciones.

Egea, que no ocultó cierta nostalgia ante la desaparición de BMN, explicó que la absorción era la única salida posible para la entidad, y predijo problemas para el resto de bancos medianos. De hecho, declaró casi al final de su intervención que optar al final por la fusión con Bankia fue “una decisión difícil”.

“En los últimos años han sucedido, suceden y sucederán muchas cosas en el sector financiero que han cambiado y cambiarán enormemente el modelo del mismo. Hemos pasado de un sector formado por numerosas entidades de crédito, la mayoría de corte regional y tamaño pequeño, a uno integrado por pocas entidades (mayoritariamente bancos) de ámbito nacional y de mayor tamaño”, reflexionó Egea para justificar el final de BMN.

Añadió que durante los últimos años “han cambiado las reglas de juego” para el sector financiero”, con mayores exigencias de capital, que acrecientan un futuro incierto a la banca mediana, según dejo entrever.

Los accionistas de Bankia, mientras, aprobaron la operación de absorción de BMN en una junta celebrada en el Palacio de Congresos de Valencia (la sede de Bankia está en Valencia) que contó con la participación del 82,4% del capital social y la presencia de unos 2.500 accionistas.

Esta operación coloca a la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri como “el cuarto banco de España” –por delante de Sabadell y detrás de Santander, BBVA y CaixaBank–, con un aumento del 25 % de la clientela y un crecimiento de la rentabilidad que supondrá, en los próximos tres años, un 16% más del beneficio por acción, propiciará elevar los ingresos del negocio y aportará 245 millones de beneficios adicionales.

Goirigolzarri, además, aseguró que la fusión “contribuirá, sin duda, a la devolución de las ayudas públicas” que recibieron las dos entidades en el proceso de reestructuración en 2012 (Bankia recibió 22.424 millones de euros en ayudas y BMN unos 1.600 millones de euros).

El número uno de Bankia dio por concluida la junta con un reto para el grupo. “Bankia está en las mejores condiciones para conseguir ser el mejor banco de España”. Este mensaje contrastaba con lo que recordó en este mismo acto Goirigolzarri, al remarcar en varias ocasiones la transformación que ha experimentado la entidad desde que en 2012 se hizo cargo de su presidencia.

El ejecutivo, de hecho, no quiso pasar por alto rememorar la drástica reestructuración por la que tuvo que someterse Bankia tras recibir las ayudas públicas, y las restricciones de crecimiento y limitación de algunos negocios a los que se vio abocada hasta ahora.

El pasado mes de junio finalizó el periodo de limitación establecido por Bruselas, lo que le ha permitido ahora aprobar su fusión con BMN, operación con la que Bankia inicia “una nueva etapa de crecimiento. Cinco años después de la recapitalización, se ha aprobado una operación que es un hito muy importante, el inicio de una nueva era”, enfatizó Goirigolzarri, para añadir que ahora “nos hemos liberado del corsé y nos pone en pie de igualdad con nuestros competidores”.

El ejecutivo también subrayó que una vez finalizado el plan estratégico y el de reestructuración, “el único paso” que quedará para la normalización del proyecto de Bankia es su privatización.

Ante la pregunta de los sindicatos sobre el posible recorte de plantilla y de oficinas que llevará consigo esta fusión, el titular de Bankia respondió que la creación que todavía no se ha tomado ninguna decisión. Será, así, en los próximos meses cuando se realizará un análisis y se iniciarán los contactos con los sindicatos buscando acuerdos para adoptar las decisiones correspondientes.

Afirmó, no obstante, que se buscará el acuerdo con los sindicatos en las medidas que se adopten.

Goirigolzarri recordó que BMN fue valorada en 825 millones, por lo que la ecuación de canje fue de una acción de Bankia por cada 7,82987 acciones de BMN.

Pinnae rechaza la operación

La Fundación Pinnae, quinto accionista de BMN con el 4,34% de su capital, ha dado a conocer durante la junta su voto en contra respecto al único punto del día de la misma, la aprobación de la fusión. Además, ha anunciado que emprenderá acciones legales contra la entidad al considerar que la operación “perjudica gravemente” a los accionistas minoritarios de la entidad.

Los accionistas de Bankia han aprobado las dos propuestas del consejo de administración: la fusión con BMN y el nombramiento de Carlos Egea, presidente de esta última entidad, como nuevo consejero externo de la institución resultantes.

La nueva entidad resultante tendrá unos activos totales superiores a 223.000 millones de euros, 2.515 oficinas y 8,2 millones de clientes.

Las acciones de Bankia cayeron ayer en Bolsa un 1,61%, hasta 3,96% euros.

Está previsto que las autorizaciones de la fusión se obtengan en diciembre, de forma que la integración informática podría materializarse en el segundo trimestre de 2018.

Normas
Entra en EL PAÍS