Recursos humanos
Diversidad
Reunión de trabajo en una empresa.

La diversidad, motor de eficiencia en la empresa

Las mujeres son el grupo más beneficiado por las políticas de recursos humanos de las empresas

En una sociedad cada vez más globalizada y multicultural, la gestión de la diversidad en las empresas está superando su enfoque tradicional de simple cumplimiento normativo para adoptar una perspectiva más amplia. Hoy se reconoce que una gestión de la diversidad eficiente puede ser una ventaja competitiva y producir beneficios significativos en cuanto a la atracción y retención de talento.

En España, el compromiso con la gestión de la diversidad en el trabajo va en aumento, como constata el segundo barómetro de la Fundación Diversidad sobre las tendencias en esta materia. El 54% de las empresas encuestadas han revisado su proceso de recursos humanos en relación con los principios de no discriminación y gestión de la diversidad, cuando solo lo hizo el 13% en 2013 (fecha en la que la fundación comenzó a medir de manera interna las acciones de las empresas), y un 55% ha puesto en marcha programas de conciliación. Además, el 50% de las empresas declaran que incluyen la diversidad en su comunicación interna y externa, cuando tan solo el 25% lo hacía en 2013.

“Esto significa que estamos avanzando, que se están poniendo en marcha iniciativas/programas que ayudan a equilibrar las desigualdades y garantizar la igualdad de oportunidades a nivel transversal en la organización a medio y largo plazo”, subraya Mar Aguilera, directora general de Fundación Diversidad.

La política de diversidad de las empresas españolas se centra principalmente en la igualdad de género (41% de las empresas), la discapacidad (32%) y los jóvenes (21%), y menos en otros enfoques como el origen racial y étnico (solo el 9% de las empresas frente al 24% que lo hacía en 2013) y la orientación sexual (solo el 12% frente al 20% en 2013).

“Uno de los aspectos clave de la estrategia de RSC de Orange es la apuesta por el talento con independencia del género”, destacan desde la teleco, firmante del Charter de la Diversidad. “Entre los objetivos marcados en este ámbito se encuentra apoyar la paridad en los trabajos técnicos, el acceso de las mujeres a puestos de responsabilidad, el equilibrio de la vida personal y profesional y la inclusión de personas con discapacidad”.

Áreas específicas

Para poner en marcha estas políticas y realizar su seguimiento, una de cada dos empresas cuenta con una persona o equipo dedicado a ello y la mitad de estas tiene una línea de reporte directo al consejo de administración.

Es el caso de Axa España, también firmante del Charter, que cuenta con un área específica de diversidad e inclusión dentro de recursos humanos “que se encarga de poner en marcha las iniciativas concretas en las que se materializan dichas políticas, poniendo el foco en cinco pilares: género, LGTB, diversidad funcional, generacional y conciliación”, señalan desde la aseguradora. Además, Axa cuenta “con un council de diversidad, formado por directores de distintas áreas y miembros del comité ejecutivo, que se reúne periódicamente para supervisar que el plan de diversidad se ejecuta según lo pactado y para validar acciones complementarias”, explican

Las actividades de diversidad han permitido que uno de cada dos encuestados fuera testigo de una mejora directa de la conformidad con la ley, lo que condujo a una reducción del riesgo legal. Esta percepción la tenían solo el 17% de las empresas en 2013. Para el 38% de los signatarios, la política de diversidad condujo a patrones de comportamiento más respetuosos (10 puntos porcentuales más desde 2013), mejores condiciones de trabajo (14 puntos más) y una mejor gestión de recursos humanos, edad, etc. (16 puntos más).

A este respecto, desde Orange apuntan “que la buena gestión de la diversidad tiene beneficios muy claros para las personas y para las empresas: contribuye a incrementar y mejorar la satisfacción del entorno laboral, ayuda al desarrollo personal y profesional y a la atracción de talento. En Orange creemos que la gestión de la diversidad no debe existir solo para cumplir con la ley”.

En el mismo sentido se manifiestan en Axa: “Consideramos que contar con equipos diversos fomenta el desarrollo de entornos de trabajo innovadores, enriquecedores y eficientes, así como el crecimiento personal y profesional de los empleados, lo cual impacta positivamente no solo en los resultados de la compañía, sino que también contribuye a la sostenibilidad futura de la misma”.

El grupo más beneficiado por las políticas y actividades de diversidad en las empresas españolas son las mujeres empleadas, pues el 99% de los encuestados declara que han experimentado consecuencias positivas. Entre ellos, el 22% ha notado un impacto en la feminización del personal directivo y de los consejos y gestión ejecutiva. El segundo grupo son los jóvenes, con un 77%, y después los mayores, con un 75%, seguido de un 59% el colectivo de personas con discapacidad.

Aguilera recuerda que las políticas de igualdad de género se establecieron, en términos generales, en 2008. “No obstante, entre 2009 y 2016 no se ha experimentado la evolución esperada, debido expecialmente a las políticas de austeridad derivadas de la crisis”, lamenta. Así, España “ocupa una posición media junto a Bélgica, Hungría, Polonia, Eslovaquia, Rumanía y Luxemburgo en relación a la tasa de empleo femenino a tiempo completo dentro de las clasificaciones elaboradas por la Comisión Europea”.

Charter de la Diversidad

- El Charter de la Diversidad, lanzado en 2009 en España, es un código de compromiso que firman con carácter voluntario empresas e instituciones para fomentar su compromiso hacia: principios fundamentales de igualdad; comportamiento de respeto al derecho de la inclusión de todas las personas independientemente de sus perfiles diversos, en el entorno laboral y en la sociedad; reconocimiento de los beneficios que brinda la inclusión de la diversidad cultural, demográfica y social en su organización; implementación de políticas concretas para favorecer un entorno laboral libre de prejuicios en materia de empleo, formación y promoción, y fomento de programas de no discriminación hacia grupos desfavorecidos.

-Más de 800 empresas de todos los tamaños han firmado el Charter, que representan a medio millón de empleados del sector público y privado.

-Los firmantes “llevan a cabo iniciativas de discriminación positiva para nivelar situaciones de desventaja laboral y/o incorporación a la compañía, con el objetivo de conseguir una mayor igualdad y equipos diversos”, explica Mar Aguilera, directora general de Fundación Diversidad. “Y lo aplican no solo a género, también a edad, discapacidad, raza, cultural… No obstante, cada organización tiene sus propios protocolos en los que trabajan uno o más de los pilares mencionados”, concluye.

Normas
Entra en EL PAÍS