ley de autonómos

Cuatro enmiendas que la Ley de Autónomos ha recibido en el Senado

La primera de ellas recoge la solución a parte de problemática que tiene que ver con el trabajo autónomo económicamente dependiente

La organización Upta se ha reunido con los portavoces del grupo socialista en el Senado en materia de empleo. El encuentro buscaba transmitir, a través de cuatro enmiendas, las mejoras que se pueden incluir en la futura ley de Medidas Urgentes del Trabajo Autónomo.

La primera de ellas recoge la solución a parte de problemática que tiene que ver con el trabajo autónomo económicamente dependiente, más conocido como TRADE. En concreto, se pretende mejorar la regulación y control de los acuerdos de interés profesional.

Por otra parte, desde Upta subrayan la necesidad de modificar el acceso de los autónomos a la jubilación parcial, entendiendo que esta sería “una de las mejores fórmulas para que muchos autónomos con 63 años cumplidos puedan acceder al plan de relevo generacional de sus negocios” y el mantenimiento de los mismos.

Además, se han postulado para que a los autónomos con menos de cinco trabajadores se les flexibilicen las condiciones para participar en los planes de formación dual. Y es que, desde su perspectiva, este modelo formativo “es sin duda una prioridad para que los pequeños negocios puedan mejorar sus rendimientos productivos”.

Por último, defienden que es necesario modificar el apartado b del artículo 11 de la Proposición de Ley, en concreto, en su redacción remitida por el Congreso de los Diputados. Al respecto, sostienen que la actual redacción aplica la deducción por gastos tales como, agua, gas o electricidad en el porcentaje resultante de aplicar el 30% de la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto de la superficie total de la misma.

“Con esta redacción únicamente podrán deducirse el 9% de los gatos afectos a la actividad, es decir, el 30% de los gastos sobre el porcentaje declarado como utilizado, que en la mayoría de los casos es del 30%”, lamentan.

Por el contrario, defienden que su propuesta “simplifica la actual y clarifica el porcentaje deducible simplemente poniendo una limitación del 30% del total de la superficie de la vivienda”. “Por lo tanto, se debería poder deducir el porcentaje exacto de los gastos sobre los metros cuadrados utilizados en la actividad”, concluyen.

Normas
Entra en EL PAÍS