comercio

Los autónomos del comercio, ¿en vías de extinción?

Las actividades relacionadas con el comercio, y regentadas por autónomos, pierden 91.000 trabajadores por cuenta propia en diez años.

El auge del comercio electrónico y la economía colaborativa están generando una sangría de autónomos en el ámbito del pequeño comercio. Unas pérdidas que, además, parecen difíciles de recuperar, según los expertos. Hechos que nos dan pistas del cambio de modelo en este ámbito, mucho más enfocado a Internet.

Ssegún datos ofrecidos por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), desde mayo de 2008 hasta finales de julio de 2017 90.999 profesionales autónomos dedicados al comercio cerraron sus negocios.

El 25,1% de los 3.223.142 trabajadores por cuenta propia que hay en España se dedican al comercio, lo que supone 809.150 profesionales. De los autónomos que se han perdido en la última década, la mitad pertenecían a este sector.

De hecho, solo en el último año se han reducido en un 1,1% de los autónomos comerciantes, pasando de los 817.796 en julio de 2016 a los 809.150 de la actualidad. Estos datos ponen de manifiesto el problema del sector del comercio para recuperarse tras la crisis. “Hay sectores que caminan más lentos y aún no han logrado recuperarse de la crisis, y debido a los cambios en el modelo, es muy difícil que volvamos a ver aquellas cifras de autónomos dedicados al comercio que teníamos en 2008”, en palabras de Lorenzo Amor, presidente de ATA.

La pérdida de autónomos en el sector comercial es común a todas las Comunidades Autónomas, es decir, todas han perdido autónomos en el sector del comercio entre 2008 y hoy. Destaca especialmente el País Vasco, que ha visto reducido su cifra en un 21%, pasando de los 50.670 en 2008 a los 41.888 de la actualidad. Le siguen Cataluña y Navarra, con un 18,1% y un 17,4%, respectivamente. Las que menos pérdida de autónomos del comercio ha sufrido ha sido Andalucía, con un 4,5%, seguida de Murcia (-5,7%), Baleares (-6,1%).

El problema del sector, además de la crisis, es que resulta complicado recuperar los niveles de antes, ya que ha aumentado el comercio electrónico y los modelos de negocio se enfocan más hacia Internet, tal y como demanda el consumidor. Según informan desde ATA el problema es que las ventas continúen estancadas.

Aún con todo ello, las ventas en el comercio minorista han crecido un 0,7% si lo comparamos con julio de 2016. Y con este ya son tres meses consecutivos creciendo la facturación del sector, que ha aumentado un 1,1% en julio.

Normas
Entra en EL PAÍS