España se recuperará de los atentados

Otros centros turísticos europeos se han sobrepuesto a los ataques

Ês obvio que pueden ocurrir en cualquier lugar, por lo que es inútil evitar un país en concreto

Mossos d'Esquadra en la Rambla de Barcelona, el viernes.
Mossos d'Esquadra en la Rambla de Barcelona, el viernes.

Los ataques mortales en Barcelona apuntan al punto más fuerte de España: el turismo. Otros centros turísticos europeos se han recuperado de ataques similares. España, que no había estado tan fuerte económicamente desde hace años, también lo hará.

El turismo representa en torno al 14% del PIB de España, frente al 9% en la vecina Francia, y por lo tanto es un motor importante de una economía que aún se está recuperando de una dolorosa crisis financiera. Eso hace que los asesinatos en masa del jueves golpeen también a la prosperidad, además de a la gente.

El turismo puede verse afectado, como ocurrió en Francia, que ha sufrido varios ataques mortales en los años recientes. El último atentado a gran escala en España, el 11-M, apuntaba a trabajadores y estudiantes en lugar de a turistas. Pero el número de visitantes probablemente habría disminuido, incluso sin el ataque del jueves. Residentes de ciudades como Barcelona han protestado por la pesada carga de lo que ven como exceso de turismo, lo cual ha provocado restricciones oficiales de los hoteles y camas disponibles. Y de los 75 millones de turistas que visitaron España en 2016, uno de cada cinco llegó de Gran Bretaña, que ha visto cómo su propia moneda se ha debilitado mucho desde la votación del brexit. Eso hace que los viajes al extranjero sean más caros para los británicos.

Sin embargo, España tiene cierta protección económica. En primer lugar, el crecimiento se ha recuperado tras la crisis de la zona euro. El PIB del país creció un 0,9% en el segundo trimestre, la mayor subida en dos años, y cerca de su tasa más rápida desde 2007. Y el desempleo cayó al 17,1% en junio desde el 19,9% de un año antes, el mayor descenso de la UE, según Eurostat.

En segundo, cuanto más ocurran estos ataques en las grandes ciudades, más se mitigará su impacto en el turismo. Después de Londres, Berlín, Niza, Manchester, París y Bruselas, está claro que tales incidentes pueden ocurrir prácticamente en cualquier lugar, por lo que es inútil evitar una ciudad o país en particular. El ataque a Barcelona no es de ninguna manera un ataque a España solamente –y no acabará con la recuperación del país.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas