seguridad social

Empleo prohíbe a Factoo que siga facturando en nombre de los ‘freelance’

La empresa ha permitido que 5.000 profesionales facturen sin ser autónomos

La Inspección acusa a la compañía de no ser una cooperativa y le retira el permiso

El Ministerio de Empleo ha decidido "descalificar" a la cooperativa Fidelis Factu, S. Coop. --conocida comercialmente como Factoo.es-- al considerar probadas "numerosas conductas infractoras" en su actividad. Esta cooperativa se dedica a actuar como intermediaria entre profesionales y la Seguridad Social y Hacienda para facturar sus trabajos, sin que el profesional tenga que darse de alta como trabajador autónomo.

Empleo ha tomado esta decisión a la vista del informe emitido por la Unidad Especializada en el Área de Seguridad Social de la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Valencia --donde tiene la sede esta cooperativa-- que ya desde febrero pasado inició la investigación para descalificar a esta compañía.

Fuentes administrativas explican que la "descalificación" implica, según el artículo 116 de la Ley de Cooperativas, la disolución de la cooperativa. Los responsables del Ministerio de Empleo notificaron ayer a Fidelis Factu esta decisión. Sin embargo, la cooperativa seguía hoy operando con normalidad, según ha podido comprobar este diario.

Entre las infracciones laborales graves detectadas por la Inspección de Trabajo está que los socios trabajadores que tiene toda cooperativa, en este caso son "simulados" ya que, en general, son profesionales trabajadores por cuenta propia dedicados a cualquier actividad, que actúan en el tráfico mercantil, por lo que se ven en la necesidad de emitir factura a sus clientes, y también, deben cumplir con las obligaciones fiscales y del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social, explican desde el Ministerio de Empleo.

Otra de las conductas infractoras consiste en que durante los dos años que lleva activa, la cooperativa ha tenido en alta a más de 5.000 afiliados distintos a la Seguridad Social. Cada uno de los socios trabajadores se mantiene en alta durante escasos días, lo que supone una "vinculación anómala" con el sistema. Mientras que, según Empleo, lo correcto sería que los socios trabajadores de una cooperativa de trabajo asociado se incorporen en la prestación del trabajo con una relación laboral, en principio, indefinida.

Por su parte, la dirección general de Cooperativas considera que Factoo y otras entidades de este tipo no responden a los objetivos de una cooperativa "porque no proporciona ningún empleo y sus socios no organizan en común la producción de bienes y servicios para terceros".

Además, la decisión del Ministerio de Empleo está respaldada por un informe de la Abogacía del Estado emitido el pasado día 16 de agosto, en el que indica que "resultan acreditados los hechos objeto de imputación, haberse respetado las garantías del procedimiento sancionador y concurrir los requisitos para la descalificación de la cooperativa".

Cómo opera Factoo

Fidelis Factu Sociedad Cooperativa opera comercialmente como Factoo.es que se ofrece a los profesionales independientes o freelance como plataforma para facturar los trabajos que desempeñen para sus clientes sin necesidad de darse de alta de autónomos.

Mediante una inscripción en su página web y abonando una cuota única de 30 euros, Factoo da de alta a sus asociados en el Régimen General de la Seguridad Social, lo que les proporciona una situación similar a la de un trabajador por cuenta ajena, con cotización para la jubilación o la prestación por desempleo.

Las personas adscritas a Factoo pueden emitir así facturas a los clientes que lo reclamen sin necesidad de darse de alta como autónomos o constituir una empresa propia. Las facturas se emiten a nombre de la sociedad cooperativa, que es quien cobra por los servicios prestados y abona luego a sus asociados el saldo que resulte de restar el porcentaje que cobra la compañía y las cotizaciones sociales. Su compromiso es liquidar los pagos en un plazo máximo de tres días desde su cobro.

Mientras no facturen, los asociados no tienen ningún coste adicional a la cuota inicial de 30 euros. Una cantidad que podrán recuperar si deciden darse de baja después de haber realizado 10 facturas o más con Factoo o haber ingresado más de 1.500 euros. Si no se alcanza este nivel, la cooperativa solo les devuelve 10 euros.

Factoo adelanta el coste de las cotizaciones de sus “empleados” y luego se las descuenta de las posteriores facturas que les liquide. Quienes utilizan sus servicios no tienen que realizar declaraciones trimestrales de IVA o IRPF. La plataforma ofrece además la posibilidad de inscribirles en la Seguridad Social de forma acelerada en un plazo de 24 horas para ajustar los periodos de cotización al tiempo trabajado para cada cliente. La firma promete también a sus cooperativistas asesoramiento laboral o jurídico en caso, por ejemplo, de que tengan dificultades para cobrar un servicio a un cliente.

Factoo ofrece también otros servicios, como Tecnicoo.es, una cooperativa generalista de trabajo asociado especializada para técnicos, o Autonomoo.es, una gestoría online de bajo coste para quienes decidan darse de alta como trabajadores por cuenta propia.

Sus tarifas

Por sus servicios, Factoo ofrece dos tipos de planes de pago. El llamado “Plan Especial”, por el que cobra un 7% del neto facturado incluyendo las gestiones administrativas, el seguro de responsabilidad civil y la gestión de los riesgos laborales o la mutua, y el “Plan Estándar”, el más popular, por el que se abona un 4% del neto facturado.

Esta segunda modalidad deja aparte el pago de las gestiones y seguros que se deseen a un euro por gestión, un euro al día por el seguro de responsabilidad civil y el 1,5% adicional del neto facturado para cubrir riesgos laborales.

Promete el doble de ingresos

En un vídeo explicativo colgado en su web, Factoo asevera que un autónomo recibirá 492,96 euros líquidos de una factura sin IVA de 1.000 euros, frente a los 864 euros que acaba ingresando el asociado a la cooperativa.

El cálculo que presentan es que, de esos 1.000 euros brutos, el asociado a Factoo solo paga 56,50 euros a la Seguridad Social, 59,50 euros por los gastos de gestión y unos 20 euros como retención (ojo, solo del 2%) del IRPF.

Por el contrario, quien se haya dado de alta como autónomo abona 267 euros a la Seguridad Social, 50 euros por los costes de gestoría, y una retención del 19% por IRPF que asciende a 190 euros.

Normas
Entra en EL PAÍS