La banca deberá hacer un examen a los clientes antes de venderles fondos garantizados

Economía exigirá evaluar al inversor en casi todas las carteras con objetivo de rentabilidad

Las entidades dejarán de vender estos productos en avalancha

Patrimonio de los fondos en España Ampliar foto

Los fondos de inversión con objetivo de rentabilidad, sean o no garantizados, se han convertido de nuevo en los rescatadores de las entidades financieras. Hasta con vencimientos superiores a los ocho años y rentabilidades por los suelos, que parten del 0,1%, retienen por un amplio periodo de tiempo a los clientes y se venden tan fácilmente como los depósitos.

Las comisiones medias son jugosas, con un 0,8% para los de rendimiento fijo y más de un 1% para los de rentabilidad variable, según los últimos datos disponibles.

Pero la reforma de la Ley del Mercado de Valores, a consulta hasta el próximo 18 de septiembre, impondrá restricciones a la comercialización de estos productos.

El Ministerio de Economía sigue el precepto del coordinador de las comisiones europeas de valores, ESMA, que el pasado 6 de junio dictaminó que los fondos de inversión no armonizados conforme a los criterios de la directiva europea que regula los fondos de inversión deben considerarse productos complejos. Y la mayor parte de los fondos con objetivo de rentabilidad son no armonizados, pues incumplen por regla general el precepto de incluir al menos seis emisiones de valores diferentes –en el caso de estos productos, emisiones de renta fija–, sin que ninguna suponga más del 30% del patrimonio.

Las entidades deberán desaconsejar estos productos si el test de conveniencia arroja un resultado negativo

Los fondos con objetivo de rentabilidad tienden a maximizar los rendimientos sin diversificar sus activos, de ahí que la mayor parte de ellos opte por invertir en menos de seis emisiones. Que sean no armonizados impide que puedan venderse en otros países de la Unión Europea. Pero la banca no se preocupa por este detalle, ya que esta clase de fondos está destinada casi en exclusiva al mercado doméstico.

La ESMA asegura que no busca prohibir su venta, “sino asegurar un nivel más alto de protección de los inversores, al exigir que los vendedores les realicen los test de conveniencia”. Así, los clientes deberán rellenar un cuestionario en el que expondrán sus conocimientos sobre los mercados financieros y su experiencia inversora.

Los últimos lanzamientos

  • Bankinter Ibex 2025 Garantizado es un fondo de Bankinter Gestión de Activos que asegura al cierre de octubre de 2025 el 70% de la variación de la media de observaciones mensuales del Ibex 35. Tomará como referencia inicial el precio de cierre del índice del pasado 3 de agosto. Eso sí, la revalorización no será punto a punto, sino que se tomarán esas “observaciones”. El valor final será la media aritmética de precios de cierre de los días 22 de cada mes hasta el vencimiento.
  • KutxaBank Euríbor 3, de KutxaBank Gestión, tiene como objetivo de rentabilidad una TAE mínima del 0,10% y máxima del 1,46%, para suscripciones a 7 de septiembre de este ejercicio y mantenidas hasta el vencimiento de la estrategia, el 31 de enero de 2024. En este caso, no existe garantía de rentabilidad.
  • Rural Garantía Bolsa 2025 de Gescooperativo asegura el 50% de la variación de la media de las observaciones mensuales del Ibex 35 de los cierres de los días 25 de cada mes en el índice hasta el vencimiento de la garantía a finales de julio de 2025.

De los fondos registrados en la CNMV, 1.178 están clasificados como armonizados y 534, como no armonizados. Entre estos últimos, la inmensa mayoría son fondos de inversión con objetivo de rentabilidad, garantizado o no. Además, hay otros tres de inversión inmobiliaria que están en liquidación, 45 hedge funds y también nueve carteras que invierten en hedge funds, cuatro de ellas en liquidación.

Hasta ahora, los compradores de estos productos quedaban libres de cumplimentar el test y de las advertencia derivadas, lo que facilitaba su venta en avalancha en las sucursales.

Con el cambio normativo, la banca deberá dedicar más esfuerzo comercial, y si el cuestionario concluye que el producto no es adecuado, los clientes tendrán que escribir de su puño y letra lo siguiente: “Este producto es complejo y se considera no conveniente para mí”. Así será a partir de enero del próximo año, cuando entrará en vigor la reforma que adapta a la legislación española la directiva Mifid 2 para que los mercados funcionen mejor. Estos fondos no se librarán pese a que cumplan con los requisitos de liquidez, valoración y transparencia.

El patrimonio de los fondos garantizados a cierre de julio era de 22.784 millones de euros, el 9% de los 253.145 millones del conjunto del sector en España. Las carteras de gestión pasiva, entre las que se computan las que tienen objetivo de rentabilidad no garantizado y también las que siguen el comportamiento de un índice, sumaban 21.234 millones, el 8,4%.

Hay 9,6 millones de partícipes de fondos de inversión españoles y unos 1,6 millones son inversores de fondos que se verán afectados por la nueva regulación, según los últimos datos disponibles de Inverco. Eso sí, los nuevos controles no afectarán a los actuales inversores, solo a los nuevos.

La CNMV ya tomó medidas contra la comercialización masiva de fondos con objetivo de rentabilidad, garantizado o no, a inicios de año. Los obliga a advertir de los riesgos de reembolso anticipado y de sus eventuales comisiones.

Normas