Aeropuerto de Barcelona-El Prat
Agentes de los Mossos d'Esquadra controlan de los accesos a las puertas de embarque en el Aeropuerto de El Prat. EFE

Los trabajadores de Eulen rechazan el acuerdo y mantienen la huelga

La plantilla arranca a partir de mañana un paro indefinido

Ha habido 150 votos en contra de la propuesta de la mediación frente a 36 a favor

Los trabajadores de Eulen en el aeropuerto de El Prat-Barcelona han votado en contra de la propuesta de acuerdo planteada por la mediación de la Generalitat y aceptada por la compañía en la asamblea de este domingo. De esta forma, la plantilla mantiene la convocatoria de huelga indefinida que comienza este lunes.

Finalmente, los trabajadores han optado mayoritariamente por no aceptar la subida salarial propuesta de 200 euros al mes en 12 pagas por 150 votos a favor y 36 síes. Leopoldo García Quintero, abogado de la plantilla, ha asegurado que se cumplirá "de forma escrupulosa" con los servicios mínimos del 90%.

El comité había criticado a lo largo de esta jornada haber sufrido "coacciones" para que los trabajadores de seguridad del aeródromo barcelonés acaben con la protesta y ha advertido de que con estas presiones no se logrará que la plantilla cambie su decisión. "Veo que ahora tienen mucha preocupación por tumbar una huelga, que es un derecho constitucional que tenemos", ha lamentado Purificación Infante, miembro del comité de huelga, en declaraciones a los medios este domingo. Infante ha indicado "tanto a la Generalitat, como al ministro, como a todos los políticos, al señor Rajoy y a quién le pertenezca" que la situación de los trabajadores de Eulen no es nueva y que se tendría que haber solventado hace años, ha dicho.

El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, había advertido que la asamblea es "la última oportunidad" que tienen los trabajadores de Eulen, responsables de los controles de seguridad de El Prat, para aceptar la oferta de mediación y evitar un laudo arbitral obligatorio que ponga fin al conflicto. Hoy, tras la decisión de los trabajadores, ha activado este mecanismo, que determinará las condiciones laborales de los trabajadores y será de obligado cumplimiento para las partes.

La jornada decisiva de hoy coincidía con un nuevo día de paros parciales en el aeropuerto, que se han traducido en colas de alrededor de media hora en la T1 hacia las 5.00 horas, aunque luego éstas han disminuido y la situación en estos momentos es de normalidad, según fuentes del aeropuerto.

En paralelo a la asamblea, el Gobierno ha puesto en marcha el dispositivo especial de la Guardia Civil para reforzar las líneas de control en el aeropuerto a partir de mañana. García Quintero ha asegurado que, en caso de que el objetivo sea suplir a los trabajadores en paro, sería una decisión que vulneraría el derecho a huelga.

Según ha asegurado el asesor del comité de huelga Juan Carlos Giménez, la "convivencia" entre los empleados de Eulen y los agentes de la Guardia Civil en El Prat es "muy mala".

A la sobrecarga de trabajo que soportan especialmente las trabajadoras de Eulen en los controles de seguridad, ha señalado Giménez, se suma ahora la "presión constante de la Guardia Civil", hasta el punto de que hoy algunas de ellas han acabado "llorando".

La consejera de Trabajo de la Generalitat, Dolors Bassa, ha dicho que la mediación del Gobierno catalán en el conflicto ha terminado y ha señalado que ahora les corresponde negociar a "las dos empresas implicadas, Eulen y Aena, y a los trabajadores.

Normas
Entra en EL PAÍS