Caos aeroportuario
El aeropuerto de El Prat, ayer.
El aeropuerto de El Prat, ayer. EFE

Fomento activa el dispositivo de la Guardia Civil en El Prat

El asesor del comité de huelga de Eulen ve probable un nuevo "no" de la asamblea del domingo

Jornada de tranquilidad con colas de espera de entre 10 y 20 minutos

El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, ha anunciado esta mañana que "ya se ha puesto en marcha" el dispositivo de la Guardia Civil para "reforzar las líneas de control" en el aeropuerto de Barcelona, si se mantuviera la huelga indefinida de 24 horas prevista a partir del próximo lunes.

De la Serna, en declaraciones a la Agencia Efe, ha destacado que después de que ayer se pidiera al Instituto Armado que iniciara los preparativos del dispositivo, éste ya está en marcha y "hay efectivos" de la Guardia Civil que "se están desplazando" al Aeropuerto de El Prat, procedentes de otras comunidades autónomas.

En relación con el dispositivo, De la Serna ha explicado que será evaluado de forma que, si en los primeros días de huelga se aprecia que es insuficiente, "se reforzará en la medida que sea necesario" para que no se produzcan problemas de seguridad y de orden público.

Por tanto, el ministro ha remarcado que la asamblea que celebrarán mañana los trabajadores de Eulen es la "última oportunidad" que tienen para "votar de forma favorable a la mediación".

Además, De la Serna ha anunciado que el Gobierno de España ya ha puesto en marcha el procedimiento para el laudo arbitral obligatorio.

Según ha precisado, será el Gobierno de España el que determine ese procedimiento para establecer un árbitro que diga, con carácter vinculante para las partes, cuáles son las condiciones laborales para los trabajadores.

De la Serna ha declarado que confía en la responsabilidad de los trabajadores, pero ha enfatizado que el Gobierno "nunca va a permitir que millones de españoles están sujetos a decisiones y posturas intransigentes de unos pocos".

También ha lanzado un "mensaje claro y contundente" de que los procedimientos ya se han iniciado y que al Ejecutivo no le va a "temblar la mano" a la hora de aplicar, en el marco de la legalidad vigente, "lo que sea necesario" para garantizar la seguridad pública y el orden en el entorno de una infraestructura estratégica para el conjunto del país, como es el Aeropuerto de El Prat.

Además, De la Serna confía en que "otros sindicatos" puedan hacer "entrar en razón" al comité de huelga para "que establezca un sistema para que los trabajadores puedan aceptar unas condiciones que son favorables", porque, según destaca el ministro, "de otra manera ya no hay margen de negociación".

Y es que, De la Serna se ha mostrado "indignado" después de que "algunos sindicatos" hayan denunciado que no se había convocado a muchos trabajadores a la asamblea de ayer y que no se les había explicado el "jueguecito de la cajas" para votar que el comité de huelga se había "inventado".

El ministro ha afirmado que las palabras del comité de huelga instando a los trabajadores a "provocar el mayor daño posible generando grandes colas" son "terribles"; y, que el "espectáculo que se montó" en la asamblea de ayer habilitando cajas con distintos incrementos salariales fue "esperpéntico".

Finalmente, De la Serna no cree que este conflicto vaya a extenderse a otras infraestructuras de transportes, porque, según remarca, para las negociaciones de las condiciones laborales y salariales en el conjunto del sector servicios, y en especial en los servicios de carácter estratégico, el marco adecuado es la mesa sectorial a nivel nacional.

En su opinión, no tiene sentido que las condiciones se vayan estableciendo en distintas infraestructuras, ya sean aeropuertos o de otro tipo de transporte.

Por tanto, De la Serna señala que la voluntad del Gobierno es convocar esa mesa sectorial e iniciar un proceso con los sindicatos para avanzar en el establecimiento de unas condiciones laborales "razonables".

Mientras tanto, en el Aeropuerto de El Prat en Barcelona,  las terminales funcionan como un día cualquiera con colas que oscilan entre los 10 y los 20 minutos, a la espera de conocerse mañana la votación que realizarán de nuevo los trabajadores de los controles de seguridad, de Eulen, sobre la oferta que ha realizado la mediación de la Generalitat y que ya ha aceptado la empresa.

La última huelga parcial de los trabajadores de Eulen está prevista el domingo, día en el que se celebrará la asamblea en la que se volverá a someter a votación la propuesta de mediación de la Generalitat y en la que se decidirá si se suspende la huelga indefinida de 24 horas prevista a partir del próximo lunes.

A diferencia de lo que ocurrió el pasado jueves, en esta asamblea solo se someterá a votación la propuesta de la Generalitat, que había sido aceptada por la empresa y que prevé un aumento salarial de 200 euros en doce pagas. El asesor del comité de huelga de Eulen, Juan Carlos Giménez, se ha mostrado escéptico respecto a un cambio de opinión de la asamblea de trabajadores sobre la propuesta de mediación de la Generalitat y ha asegurado que ve más factible que vuelva a ganar el no.

En la asamblea del jueves fueron incluidas, además de la propuesta de la Generalitat, la del comité de empresa y otras dos opciones intermedias, y finalmente se impuso una de estas últimas que reclamaba un aumento salarial de 250 euros en quince pagas.

El comité de huelga de Eulen se reunió el viernes por la tarde de urgencia para decidir si convoca otra asamblea de trabajadores para someter a votación de forma exclusiva la citada propuesta de la Generalitat de aumento salarial, de 200 euros más al mes por doce pagas, que había aceptado la propia empresa.

La reunión se produjo después de que el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, coincidieran tras su reunión en pedir al comité de huelga de Eulen que convoque a los trabajadores en una asamblea para votar la propuesta de la mediación dela Generalitat y evitar el laudo obligatorio.

Si los trabajadores de Eulen aceptan el domingo la propuesta de la Generalitat los paros se desconvocarían, mientras que si vuelven a votar 'no' el lunes empezaría la huelga indefinida y la situación se agravaría.

Normas
Entra en EL PAÍS