Directivos

Invertir en creatividad es rentable

Las compañías con mayor índice creativo están un 67% por encima en crecimiento órganico de ingresos

Me toca defender el papel de la creatividad en la comunicación en este momento, cuando cada día son más los anunciantes que no tienen claro cómo la creatividad influye en sus resultados de negocio. No es fácil.

Las ideas creativas son un intangible. Son emocionales, subjetivas; caras, según los clientes; baratas, según la agencia. Hay que mimarlas. Hay que cuidarlas. Dan trabajo. Quitan tiempo. No está claro cuándo funcionan ni tampoco cuándo dejan de funcionar. No hay una medición para las ideas. No hay un baremo. No hay una regla. O quizás sí.

McKinsey & Company, una de las consultoras con más prestigio en el mundo, ha elaborado un informe que demuestra que a las empresas que confían en la creatividad les va mejor. Y para demostrarlo, ha hecho números: ha creado el índice Award Creativity Score (ACS), cruzando los premios ganados en el festival de Cannes (Cannes Lions) con los resultados financieros de las compañías top globales.

El índice ha tenido en cuenta los premios conseguidos desde el 2001 hasta el 2016. Ha incluido el número más amplio de categorías y el número de años donde ha habido reconocimiento.

¿Qué pasa cuando se hace eso? Pues que las compañías más creativas, según el ACS, han sido las mejor valoradas en dos parámetros: resultados financieros e innovación (de acuerdo al ranking de innovación de McKinsey).

Lo curioso es que las empresas con mejor índice creativo están un 67% por encima de promedio en crecimiento orgánico de los ingresos. Un 70% por arriba en retorno total a inversores y un 74% mejor consideradas en valor empresarial neto (NEV/ebitda)

Datos que a McKinsey le han dado confianza, porque reafirman encuestas anteriores donde se analizaba el valor de la creatividad. La investigación reveló que casi en el 90% de las categorías, los consumidores no son leales a una marca. Y casi el 60% estaba considerando cambiar de marca. Por lo tanto, la influencia de la creatividad sobresaliente en el momento de decisión no es algo superfluo, sino fundamental.

Cuando analizamos el índice de creatividad de las empresas ganadoras en Cannes, respecto a la innovación, los resultados son claros: las compañías con mejores resultados en creatividad puntúan también un 16% mejor de promedio en innovación. Lo que nos viene a reafirmar en una idea muy sencilla: la creatividad es la esencia de la innovación y la innovación es el motor de crecimiento de una empresa.

La investigación sobre la correlación entre creatividad e innovación en estas empresas que puntúan top en el ACS, se puede resumir en cuatro prácticas:

  • Hay que llevar la creatividad y la innovación al día a día de la empresa. No basta con hacer declaraciones de buena voluntad. Las empresas más creativas dedican el doble de tiempo (y por lo tanto de dinero) a hablar de creatividad e innovación con sus equipos. Creen en lo que hacen.
  • A los clientes no hay que respetarlos, hay que adorarlos. Las empresas con mejor índice ACS se caracterizan porque quieren entender a sus clientes mejor que sus propios clientes. Ya no les basta con encuestas o focus group, buscan nuevas fuentes de información: analíticas avanzadas, investigación etnográfica, análisis de comportamiento. Observan su entorno de consumo y estudian con lupa los problemas que sus clientes tratan de resolver con sus productos o servicios.
  • Si no vas rápido, estás fuera. Las compañías más creativas son las que saben transformar insights en acción. Y no vale ir deprisa por ir deprisa. Hay que saber qué es lo que se quiere. El delivery de la acción es decisivo, los objetivos tienen que estar claros. Y ser medibles.
  • Adaptarse o morir. El lanzamiento de un nuevo producto o servicio es solo el inicio de un proceso. Los ejecutivos de las compañías con mejor índice ACS afirman que el éxito está en la capacidad de evolucionar sobre la respuesta del mercado.

Es difícil medir la influencia que la buena creatividad puede tener en los resultados de un negocio. Pero McKinsey lo ha hecho. Y lo ha dejado bien claro. Empecemos a confiar en que la creatividad vende.

Uschi Henkes es presidenta del Club de Creativos de España.

Normas
Entra en EL PAÍS