Los efectos de la turismofobia
Pintadas contra los turistas en Barcelona.
Pintadas contra los turistas en Barcelona.

Exceltur pide una reunión de urgencia del Consejo de Turismo

Critica que no son gestos favorables para la imagen turística de España

Avisa que no se puede seguir apostando por traer más viajeros

El vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, propuso ayer que, una vez pasada la temporada alta, el Gobierno convoque una reunión del Consejo Español de Turismo para analizar los actos vandálicos contra turistas y reflexionar sobre un modelo sostenible. “Las circunstancias de esta temporada turística exigen un cónclave nacional en el que todos los actores podamos debatir de una manera serena y reflexionar sobre un modelo turístico más sostenible y que concite las mayores empatías ciudadanas”, explicó en declaraciones a Efe.

Este organismo, que reúne a representantes de las tres administraciones, de la patronal y de los sindicatos, no se ha reunido ni en esta legislatura ni en la anterior, tal y como apuntó Zoreda. Para el vicepresidente de Exceltur, las protestas contra el turismo que se han producido en Barcelona no se han traducido “en ningún tipo de contracción” de la demanda turística, aunque remarcó que “no son gestos favorables para potenciar la imagen turística de España”.

Liga la turismofobia a la masiva oferta de pisos no reglados en las capitales de provincia

En su opinión, los ataques contra intereses turísticos “son todavía muy puntuales y no se asocian aún a actos que pongan en entredicho la seguridad del turista”. Zoreda explicó que la forma más sencilla de entender dónde están los límites en el crecimiento del turismo es comprobar “las líneas rojas” que fijan los ciudadanos, es decir, las situaciones con las que no sintonizan. El vicepresidente de Exceltur recordó que hace cinco años España recibía unos 50 millones de turistas extranjeros, cifra que este año puede superar los 80 millones. “No es un crecimiento vegetativo ni natural ni lógico. Es un crecimiento insólito producto de unas circunstancias que pueden revertirse en cualquier momento”, advirtió. Así explicó que desde el inicio de la primavera árabe España ha recibido entre 14 y 16 millones de turistas extranjeros prestados. “El turismo español no puede seguir apostando por un crecimiento de esta envergadura en la llegada de turistas porque no es sostenible”.

Zoreda ligó ese fenómeno a la masiva oferta de viviendas turísticas no reguladas. “ En los últimos seis años la capacidad de las viviendas de uso turístico en las 22 principales capitales de provincia de España se ha equiparado a toda la oferta reglada. No podemos aceptar este crecimiento descontrolado de una capacidad alojativa impune que genera las mayores tensiones sociales”,

Normas
Entra en EL PAÍS