Baker McKenzie
Fachada de la sede de Baker McKenzie en Madrid.

Baker McKenzie cierra el ejercicio con unos ingresos de 2.262 millones de euros

La facturación global aumenta un 5%, con crecimiento en todas las regiones

Algunas iniciativas de innovación de la firma ya facturan 20 millones

El despacho Baker McKenzie ha anunciado unos ingresos para el ejercicio fiscal cerrado a 30 de junio de 2017 (FY17) de 2.670 millones de dólares (2.262 millones de euros). A tipos de cambio constantes, los ingresos de Baker McKenzie crecieron un 5% en comparación con el año anterior. En dólares de Estados Unidos, la moneda de cuenta del despacho, esto se traduce en un crecimiento del 2,1%, debido a la apreciación del dólar estadounidense frente a otras monedas en el período.

Según apunta la firma en un comunicado, Baker McKenzie distribuye así sus ingresos por regiones: Asia Pacífico, 26%; EMEA, 37%; y Américas, 37%. Los ingresos crecieron este ejercicio en todas las áreas geográficas en un 4% o más. Los beneficios por socio aumentaron en un 1,2% (o un 0,2% en dólares), hasta 1,3 millones de dólares. Desde 2007, éstos han crecido en más de un 20%.

José María Alonso y Montserrat Llopart, socios directores de Baker McKenzie en España, destacan que se hayan alcanzado unos resultados récord, con crecimiento en todas las regiones, pese a las incertidumbres geopolíticas y económicas. Además, según Alonso y Llopart, "hay cuestiones adicionales de las que sentirse orgullosos este año, como la creciente demanda de nuestros servicios, el lanzamiento con éxito de nuestra iniciativa de innovación, y los frutos de nuestra inversión estratégica a largo plazo en Nueva York, Londres y China". En este sentido, destacan que "el mercado cada vez más percibe al despacho como una organización innovadora, integrada, y con una visión y cultura únicas".

Paul Rawlinson, presidente mundial del despacho, ha subrayado que "Baker McKenzie acumula más de seis décadas de experiencia en el asesoramiento y apoyo a clientes dondequiera que estén en el mundo y con independencia de la inestabilidad del entorno macroeconómico. Miramos a los próximos 12 meses con la confianza de que, aunque la coyuntura del mercado es compleja, nuestra gente y nuestro despacho continuarán adquiriendo cada vez más fuerza".

Beneficios de la innovación

Si de algo se sienten orgullosos en la firma es de la apuesta por la innovación. Según destacan, este ejercicio ha sido testigo del lanzamiento formal de la iniciativa de innovación del despacho, que ya ha protagonizado algunos anuncios importantes. Afirman, por ejemplo, que Baker McKenzie es la única firma jurídica miembro del Foro Económico Mundial (WEF) en su proyecto de la Cuarta Revolución Industrial, cuyo objetivo es acelerar el despliegue de la tecnología y la ciencia para lograr efectos positivos en las personas y en las sociedades, reduciendo al mínimo los riesgos colaterales.

Además, ha anunciado recientemente la apertura del espacio Collab de Toronto, un gran centro de intercambio que potenciará la colaboración entre el Despacho y los clientes, y en mayo anunciaron el plan para convertirse en el primer despacho jurídico en desarrollar una tecnología de aprendizaje no presencial ("machine learning") a escala mundial.

Estas iniciativas no solo benefician a clientes y equipos, sino que también empiezan a repercutir directamente en nuestros resultados financieros. Estimamos que nuestro uso de servicios jurídicos alternativos en Belfast, nuestras plataformas de aportación electrónica de pruebas en litigios (e-discovery) y el uso que hacemos de la gestión de proyectos jurídicos ya suponen una facturación anual de 20 millones de dólares.

Áreas de práctica y sectores

El comunicado también detalla las áreas de práctica que han mostrado un crecimiento más notable en este ejercicio, que han sido, entre otras, Fiscal, Litigación, Fusiones y Adquisiciones, y Mercados de Capitales.

Por industrias, explican, el grupo de TMT (Tecnología, Medios y Telecomunicaciones) es el sector que más ha impulsado su actividad. Para seguir ofreciendo a los clientes una atención fuertemente centrada en su sector, también aseguran haber puesto en marcha su quinto y sexto grupos sectoriales este año: artículos de consumo y comercio minorista, y fabricación y transporte. Se unen a los ya existentes en energía, minería e infraestructuras; entidades financieras; sanidad y TMT. En este sentido, apuntan que ampliar la oferta por sectores forma parte de la estrategia del despacho, para poder anticiparse a las necesidades de los clientes acercándose aún más a ellos y a sus negocios, y entendiendo las tendencias del sector.

Grandes cifras

Durante el ejercicio 2017, Baker McKenzie ha contratado a 59 socios, entre los cuales figuran altos cargos públicos y abogados de otros despachos y de asesorías jurídicas de multinacionales. El despacho continúa centrándose en reforzar sus capacidades transaccionales, en particular en Londres, Nueva York y China, que han supuesto la cuarta parte de las nuevas contrataciones en todo el mundo.

El pasado junio anunciaron la elección de 80 nuevos socios. Esta última inversión en talento eleva el número de socios en todo el mundo a casi 1.600 a 1 de julio de 2017. El 40% de las nuevas promociones son mujeres.

Además, durante el ejercicio 2017 el número total equivalente a tiempo completo (FTE) de profesionales que facturan se elevó a 6.076. El 42% de nuestros abogados y el 26% de nuestros socios son mujeres. El total de personal FTE en plantilla a 30 de junio de 2017 era de 12.346 y la plantilla efectiva, de 13.413. También han incrementado el número total de horas facturables en un 3% en términos interanuales, hasta los 8,4 millones.

Normas
Entra en EL PAÍS