Sabadell da por cerradas las pérdidas por el ladrillo

Reduce créditos morosos el 19,7% y activos adjudicados, el 12,3%

Abre la puerta a sacar a Bolsa su división hotelera, HI Partners, para finales de año

banco sabadell Ampliar foto

“Estamos en un momento importante para la vida del banco”, ha asegurado este viernes el consejero delegado del Banco Sabadell, Jaume Guardiola, que tras la venta de la participación en United Bank y el reaseguro de Banc Sabadell Vida ha dado por cerrado el periodo de pérdidas provocadas por los activos adjudicados. Algo que, según sus palabras, ha impulsado el resultado del grupo hasta los 450 millones. Un 5,9% más que en el primer semestre del año pasado.

Guardiola ha explicado que estas dos operaciones han generado plusvalías y han reducido sus activos problemáticos hasta situar su ratio de cobertura en el 52%. Es más, ha asegurado que le permitirán hacer frente a futuras coberturas de provisiones. Así ha anunciado que Sabadell ha tenido un ritmo de reducción de este tipo de activos “muy bueno” (de 1.200 millones) y que anteceden el cumplimiento del objetivo marcado para fin de años: los 2.000 millones. El banco ha reducido el saldo de dudosos en un 19,7% y el de activos problemáticos en un 12,3% con respecto al mismo periodo del año anterior.

En este proceso, el primer ejecutivo del banco ha señalado la venta de activos de su filial inmobiliaria, Solvia. En el segundo trimestre se ha deshecho de 3.539 unidades y ha percibido 329 millones de euros. Además, ha reducido el descuento medio sobre venta de activos adjudicados se ha reducido desde el 6,3% hasta el 3,7%.

En cuanto a su filial inmobiliaria especializada en hoteles –HI Partners-, Guardiola ha reiterado la consolidación del negocio y la búsqueda de alternativas estratégicas. Entre ellas ha mencionado una posible salida a Bolsa para finales de año o una desinversión total o parcial de su posición en el accionariado. “No queremos quedarnos como gestores hoteleros a largo plazo, lo que no quiere decir que no nos quedemos con alguna participación. En este sector hay una gran oportunidad, donde entramos como consecuencia de la crisis y queremos que acabe externalizado”, ha explicado.

Esta consolidación en el proceso de desprendimiento del ladrillo ha llevado a Guardiola a presumir de liderazgo en solvencia entre la banca española. Con una ratio CET 1 fully loaded del 12,1%, ha afirmado que se encuentra entre las mayores de la zona euro. Solo superada por algunos bancos nórdicos y de países de tamaño menor al de España. Ha puesto el acento también en la reducción de la ratio de morosidad hasta el 5,49% y en haber conseguido el investment grade de las tres principales agencias de calificación crediticia.

La mejora en la venta de activos tóxicos ha sido acompañada por un incremento del negocio bancario del 3,5%. Más que por el incremento del margen de intereses (que aún cae el 0,3% interanual), el consejero delegado lo ha atribuido al incremento de los ingresos por comisiones, que se ha situado en el 5,7%. Guardiola ha destacado la buena marcha del negocio fuera de balance (seguros y planes de pensiones), cuyos recursos han aumentado un 17,2% con respecto al año pasado. Sin embargo, en cuanto al balance el ejecutivo ha destacado el incremento de saldos de cuentas a la vista, de un 14,9% con respecto al mismo periodo de 2016.

En cuanto a su cuota de mercado, Guardiola ha destacado el primer puesto en banca de empresas y ha reconocido un retroceso en la calidad del servicio percibida por los clientes. Lo ha atribuido al cierre de oficinas (200 en el primer semestre), pero se ha mostrado seguro de que recuperarán la posición a final de año. “No es traumático el cierre de oficinas. El proceso seguirá produciéndose y responde a un cambio en la gestión”, ha dicho. También se ha referido al crecimiento del crédito. De un 18,3% en los crédito al consumo y de un 13,4% en cuanto a las hipotecas. 

Ha admitido también la caída en un puesto en el escalafón (de tercera entidad a cuarta) en cuanto a banca minorista, debido a la compra del Banco Popular por el Santander el pasado junio. Con respecto a la operación, Guardiola ha negado que suponga una merma en la competencia en el sector. Es más, ha calificado la situación actual como de “competencia brutal” y ha señalado que “el mercado opera con normalidad” tras el rescate de Popular.

Normas