Banco Sabadell
José Oliú, presidente de Banco Sabadell.

Banco Sabadell mejora sus resultados un 6% hasta los 451 millones

Registra una subida de más del 3% en el negocio bancario

Dejará de perder dinero con la venta de pisos adjudicados

Banco Sabadell tiende a la normalización. Después de unos años convulsos, trufados de adquisiciones, compras de otras entidades, y registro de pérdidas por la vinculación con el ladrillo, la entidad presidida por Josep Oliú entra en una fase de estabilización de las cuentas.

El grupo Banco Sabadell alcanzó hasta junio de 2017 un beneficio neto de 450,6 millones de euros, lo que supone un 5,9% más que que en el mismo periodo del año pasado, gracias al sólido crecimiento de los ingresos del negocio bancario del grupo (las comisiones, más el margen de intereses, que es la diferencia entre lo que ingresa el banco por prestar dinero y lo que paga por captar recursos). El crecimiento del beneficio a tipos de cambio constantes habría ascendido al 10%.

El banco también ha explicado que gracias a los ingresos de dos ventas (su filial americana, Sabadell United Bank y el reaseguro de su cartera de seguros) podrá incrementar el ratio de cobertura de activos problemáticos. Esta medida le permitirá poner fin a las pérdidas en la venta de los activos adjudicados, uno de los principales quebradores de cabeza de las banca española durante los años de crisis.


La venta de fondos de inversión se dispara

El total de recursos de clientes de fuera de balance asciende a 43.997 millones de euros a junio de 2017 y crece un 17,2% con respecto al año anterior. El producto que más se ha disparado son los fondos de inversión, con un aumento interanual del patrimonio del 22,8%, hasta rozar los 26.000 millones de euros.

La normalización de la actividad bancaria se aprecia especialmente en las cifras de préstamos. El margen de intereses crece un 2,4% interanual a tipo constante, hasta los 1.937 millones de euros, mientras que el margen de clientes se incrementa hasta el 2,81% (2,77% en el trimestre anterior) gracias a la caída en el coste de los recursos.

Normas
Entra en EL PAÍS