La OPEP, dispuesta a extender los recortes a más países y por más tiempo

El Brent sube un 1%

La organización abre la puerta a considerar a Libia y Nigeria en el pacto

Evolución del Brent desde finales de noviembre de 2016 Ampliar foto

Los mismos recortes en la producción de crudo durante el tiempo que sea necesario. Esta es la premisa que se trasluce de la última reunión entre países internos y externos ala OPEP que acordaron en noviembre restringir el ritmo de bombeo. Tras la cumbre, el Brent sube tras el anunció más de un 1% hasta superar los 48 dólares por barril  y reacciona a la buena disposición de estos países a extender los recortes más allá de marzo de 2018 y a incluir a nuevos miembros —Libia y Nigeria— para lograr el ansiado equilibrio en el mercado del crudo.

Así lo han confirmado la mayoría de los representantes que han acudido a la reunión. No se trataba de una gran cumbre a la que acude una amplia representación de cada país miembro (suele celebrar dos en el año), sino una de seguimiento del último pacto. A pesar de que en la agenda tan solo estaba evaluar el grado de cumplimiento de cada Estado miembro, la debilidad que ha experimentado el mercado del crudo ha impuesto otros puntos en el orden del día.  

El representante del mayor productor en la mesa Khalid al-Falih, ministro de Energía de Arabia Saudí, ha admitido que han discutido la incorporación de estos nuevos miembros, pero no la profundización de los recortes en el bombeo de crudo. Es más, ha señalado a Nigeria como más próximo al asumir el pacto y ha afirmado que el país ya está preparado para reducir la producción en 1,8 millones de barriles al día. A pesar de ser miembro de la OPEP, Libia y Nigeria habían quedado al margen de los últimos pactos. Se trata de dos países recién pacificados tras sendas guerras civiles y que la necesidad de que el petróleo reflotase sus dañadas economías les complicaba volver a reducir su producción.

Más allá ha ido el representante de Kuwait, Essam al-Marzou, que ha abierto la puerta a que la cártel convoque una cumbre extraordinaria para ratificar la entrada en el pacto de Libia y Nigeria. Y ha adelantado que la próxima reunión de seguimiento del pacto se celebrará el 21 de agosto. Para entonces, esperan contar ya con sus proyecciones de producción. Entonces también evaluarán el efecto de otros países sobre el mercado, como China o Estados Unidos, según ha admitido Alexandr Nóvak, ministro de Energía ruso. El segundo mayor productor del pacto ha avanzado que en la cumbre ordinaria de noviembre discutirán los siguientes pasos para avanzar en el equilibrio entre oferta y demanda.

A pesar de no haber conseguido presionar el precio del crudo al alza de forma definitiva, Novak ha defendido que los esfuerzos de la OPEP no han sido inútiles y que el pacto, en vigor desde enero, ha contribuido a equilibrar la oferta y la demanda de crudo en 350 millones de barriles. Su homólogo saudí ha justificado el mercado bajista en el que ha entrado el petróleo en los últimos meses más que por el efecto de países externos al pacto (como los citados Libia y Nigeria, pero también EE UU o Canadá), sino por el desigual grado de cumplimiento de los países firmantes.

Así, Falih ha llamado a los posibles díscolos a que se sumen al pacto y ha afirmado que ha habido "discusiones muy serias" con estos países. Un mensaje dirigido a Ecuador, cuyo ministro de Energía había afirmado la semana pasada que el país abandonaría los recortes de producción. También ha salido al paso de los rumores sobre que la propia Arabia Saudí había incumplido el pacto el mes pasado y ha asegurado que reducirá las exportaciones de crudo en 6,6 millones de barriles al día en agosto.

A pesar de que el último informe de la organización reconocía que seguían bombeando demasiado crudo, el ministro kuwaití ha afirmado que el grado de cumplimiento es del 90%. Reconoce también que son necesarios más recortes para lograr este objetivo. A esta frase se agarró como un clavo ardiendo el mercado del crudo las semanas anteriores para animar las subidas en el Brent desde mínimos de los últimos 8 meses y llegar a rozar los 50 dólares por barril. 

Normas