Netflix provoca un reflejo condicionado en los inversores

Su alto valor bursátil no está justificado, y no parece fruto de un pensamiento lógico

Está batiendo récords de suscriptores y premios, pero sus fundamentales son más flojos

Actores protagonistas de la serie de Netflix 'Stranger Things', en un evento celebrado en Beverly Hills (California, EE UU).
Actores protagonistas de la serie de Netflix 'Stranger Things', en un evento celebrado en Beverly Hills (California, EE UU).

Netflix ha demostrado una vez más que sabe cómo desencadenar una respuesta pavloviana de sus accionistas. En el segundo trimestre captó más suscriptores de lo esperado, y el beneficio de explotación aumentó más rápido que los ingresos. Eso disparó la acción, aunque la rentabilidad esperada está muy lejos de justificar su múltiplo de cuento de hadas.

La compañía superó los pronósticos de suscriptores, con más de un millón de adiciones netas en EE UU y unos 4 millones a nivel internacional. Netflix cuenta con 103 millones de clientes en todo el mundo. Se prevé que su beneficio de explotación casi se duplique en el tercer trimestre, hasta los 177 millones de euros, respecto al mismo período del año pasado. En abril-junio creció un 83%, casi tres veces más rápido que los ingresos. En el aftermarket del lunes la acción subió un 11%.

Pero Netflix consumió 526 millones de euros en efectivo durante el segundo trimestre, un 44% más alto que en el trimestre anterior. Se espera que gaste 2.200 millones de euros en el año y la compañía prevé que el flujo de caja libre sea negativo durante “muchos años”, dijo el lunes a los accionistas.

Netflix está usando los billetes verdes para alimentar la creación de contenido propio – núcleo de su estrategia de captar suscriptores. Eso, al menos, está dando sus frutos. Está recibiendo más nominaciones a los premios Emmy para sus propias series, como Stranger Things, que cualquier otra rival salvo HBO (Juego de tronos). Mientras, el segundo trimestre, según UBS, podría haber sido la primera vez que los proveedores tradicionales de TV de pago como Comcast hayan perdido en conjunto más de un millón de suscriptores.

El problema es que el éxito de Netflix no es suficiente para justificar su valoración bursátil. Cotiza en 36 veces las ganancias estimadas para 2020, pero su margen neto esperado, del 11,5%, seguirá estando por detrás del peso pesado Twenty-First Century Fox. Eso sugiere que los inversores creen que Netflix está preparada para un crecimiento casi perpetuo de dos dígitos de los ingresos. Esa fe, sin embargo, parece más una reacción condicionada que pensamiento lógico.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas