Energía podrá vetar a los candidatos de la comisión sobre transición energética

Atienza, Cristóbal Gallego, Pedro Linares, Josep Sala y Sáenz de Ormijana, candidatos

Gobierno y el PP tendrán cinco de los 14 expertos de de la comisión

Transición energética

 El Consejo de Ministros acordó el pasado viernes la creación de una comisión formada por 14 expertos “independientes y de reconocido prestigio” para la elaboración de un informe que sirva de base a la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética. El desequilibrio en el reparto para la designación de dichos expertos resulta evidente: cuatro serán elegidos por el Gobierno; tres por los agentes sociales (UGT, CC OO y CEOE) y los seis restantes, el PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, ERC, PNV y CdCat. En este caso, no se ha tenido en cuenta el reparto de escaños.

Quien más y quien menos ya ha designado o sondeado a sus posibles candidatos, aunque pocos confían en que la medida sirva para mucho, salvo para que el Gobierno pueda presumir de haber aprobado una ley fruto del consenso político. Las dudas han surgido a la vista de que el Ministerio de Energía parece haberse arrogado el derecho a aceptar o no a los expertos nombrados por los partidos políticos.

Sirva como muestra lo ocurrido con el grupo socialista, al que se dirigieron los responsables del  Energía antes de redactar el acuerdo. Estos pidieron al PSOE “una terna” pero, para sorpresa de sus dirigentes, que creyeron que los tres propuestos serían aceptados, el departamento que dirige Álvaro Nadal, ha elegido solo a uno de ellos (según distintas fuentes, Luis Atienza, expresidente de REE, y exministro). Se da la circunstancia de que Atienza fue el interlocutor energético entre la antigua Gestora del PSOE y el Ejecutivo.

Hace varios meses el Grupo Socialista pactó con el Gobierno una proposición no de ley sobre transición energética, que ese partido retiró en mayo. Ya la última Comisión de Energía del Congreso, aprobó con el voto a favor de todos los partidos y la abstención de Podemos, la creación de una comisión de expertos, la que el Consejo de Ministros aprobó el viernes. En este contexto, es en el que el PSOE había presentado la citada terna a Energía.

Sin mucho entusiasmo, Podemos participará en la comisión,optando por un perfil técnico: Cristóbal Gallego, científico y académico, miembro del Observatorio de la Energía. Por su parte C’s, ha propuesto a Pedro Linares, profesor de Organización Industrial de la Escuela Técnica de Ingeniería ICAI; ERC, a Josep Sala y Prat, empresario del sector de renovables y el PNV a Txetxu Sáenz de Ormijana, director de Estudios y Planificación del Ente Vasco de la Energía (EVE). Por la CEOE, podría incorporarse Iván Albertos, actual responsable de energía de la patronal.

Fuentes políticas califican la medida como “vodevil” y piden que no se forme un consejo de sabios, sino “de personas que sepan y actúen de interlocutores”. El Gobierno, sabiéndose en minoría, se ha quedado con un tercio de una comisión que deberá tener un informe listo en seis meses.

En la presentación del Anuario Estadístico de BP, el secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, hizo ayer alusión a este grupo de expertos, cuyo objetivo “es construir consensos” para elaborar la citada norma, teniendo en cuenta los objetivos tan a largo plazo a que se enfrenta el sector energético. “Un debate de datos, no de ideología”, subrayó. En este sentido, se debatirá sobre el papel de los combustibles fósiles, la energía nuclear y las renovables.

Por su parte, el presidente de BP España, Luis Aires, dijo que su compañía no se limitará a las las renovables y los biocombustible y que entre las alternativas a la transición energética apostará por la movilidad, las baterías, la recarga de vehículos eléctricos, el suministro de electricidad y los vehículos autónomos.

Más hidráulica y menos carbón

BP publicó ayer su Anuario Estadístico, un estudio que ha cumplido 66 años. Presentado por el presidente de BP España, Luis Aires, el informe destaca el ligero crecimiento de la demanda, el cambio del mix energético hacia fuentes limpias y una contención del crecimiento de las emisiones de CO2.

En España se observa una disociación entre el crecimiento del PIB (un 3,2%) y el de la demanda de energía (un 0,2%), lo que supone “una mejora de la intensidad energética” y “de la eficiencia energética”.

El consumo de carbón experimentó un descenso del 23,9%, en línea con Europa, frente al crecimiento del 23% de 2015. Ese año, sin embargo, el carbón reemplazó a gran parte de la aportación de la energía hidráulica, que cayó un 28%, en 2016 la situación se invirtió.

u Un 46% del consumo de energía primaria en el mundo corresponde al petróleo, un 18,6% al gas; un 11,5% a renovables; un 9,8%, nuclear; el 7,7% al carbón y el 6% a la hidráulica

Normas