Cristina Garmendia junto a Chema Alonso, Chief Data Officer de Telefónica
Cristina Garmendia junto a Chema Alonso, Chief Data Officer de Telefónica

Los expertos alertan de la falta de formación específica en ‘big data’

Cotec apunta que las carencias en el sistema educativo son evidentes

Alerta que las empresas sin macrodatos perderán su competitividad

La formación en inteligencia de datos en España todavía es una asignatura pendiente. Una de las principales debilidades está en las carencias del sistema educativo, que acaba lastrando las oportunidades de empleo que tienen los profesionales para cubrir este tipo de demanda. Así lo ha asegurado la presidenta de la Fundación Cotec para la innovación,la exministra de Ciencia e Innovación Cristina Garmendia. En su opinión, “el viejo continente no está adaptándose a la velocidad de Estados Unidos debido a su carencia de profesionales" ha asegurado Garmendia, quien ha desvelado que ya en 2015 se duplicó la demanda de este tipo de trabajadores y que espera que en los próximos años se quintuplique.

La presidenta de Cotec ha lanzado un mensaje a las empresas: “No se puede pensar en innovación sin pensar en la transformación digital. Para dicha transformación la clave es la formación de los profesionales”.

La falta de profesionales y el largo camino que a España le queda por recorrer en el campo de la inteligencia de datos se ha hecho público en la presentación del informe ‘Generación de Talento Big Data en España’ de Cotec, en la que también ha participado el Chief Data Officer de Telefónica, Chema Alonso, quien ha asegurado que “jamás podremos vencer al big data”. Con esta afirmación, Alonso ha destacado la imprescindible función de los macrodatos en el día a día. Desde Telefónica están trabajando con la llamada ‘cuarta plataforma’, que consiste en la transformación interna de la compañía, sobre la que este ha asegurado pretenden construir su futuro. “Para las empresas, tener personal especializado en big data es imprescindible”, remarca Alonso. Y es que el 65% de ellos corren el riesgo de convertirse en irrelevantes o no competitivas si no se adaptan a esta transformación.

El principal reto de los macrodatos en España es el talento, cómo acceder a él y cómo retenerlo, según han explicado los expertos. Para ello, las propuestas, presentadas por el socio de Deloitte Pablo González y el Global Head of BigData en Everis, David Sanz pasan por la formación, el talento en empresas, en administraciones públicas y las comunidades de conocimiento.

Además de las recomendaciones sobre talento en educación y empresas, los expertos también han incidido en la inteligencia de datos como una potente palanca de valor tanto por su impacto sobre el PIB en los países o ámbitos económicos, así como en los beneficios que aporta a la calidad de vida de la ciudadanía, al ayudar a optimizar el transporte, el consumo, la sanidad o el ocio.

Sin embargo, el impacto no queda reducido solamente en consumidores o ciudadanos, ya que según explica el director de MIT Initiative on the Digital Economy, Erik Brynjolfsson, “las empresas que adoptan decisiones basadas en datos logran entre 5% y 6% más productividad y crecimiento en la producción que aquellas que no lo hacen”.

Según datos recopilados en el estudio, el valor estimado de la economía basada en el big data supuso un 1,87% del PIB de los países de la UE en 2015 (272.000 millones de euros) y se prevé que alcance el 4,7% en 2020.

El estudio refleja una estimación de crecimiento anual del mercado de datos del 6% (escenario moderado) al 14% (escenario optimista) hasta el 2020. La investigación también define el concepto Data Economy (economía del dato) que mide los impactos de esta actividad sobre la economía general, lo que implica todo el proceso de generación, captura, almacenamiento, procesamiento, distribución y explotación del dato generado por las tecnologías digitales.

Normas
Entra en EL PAÍS