coches voladores

Una filial de Volvo compra la startup más potente de coches voladores

La filial de Volvo en China se hace con el prototipo más realista

La filial de Volvo Geely, de origen chino, ha adquirido la startup Terrafugia, la empresa que, al menos hasta la fecha, más se ha acercado a la fabricación de coches voladores reales, tal y como ha publicado la edición internacional de Engadget.

La startup, pionera en el desarrollo de un coche volador

Varias compañías están inmersas en la fabricación de vehículos híbridos futuristas, pero, sin duda, Terrafugia es la primera que ha lanzado un prototipo realmente factible. El proyecto de coche volador tiene una autonomía de 400 millas y alcanza una velocidad máxima de 100 millas por hora. Además, está equipado con un paracaídas para que el vehículo pueda volver a rodar en una carretera.

La tecnología utilizada en el vehículo desarrollado por Terrafugia permite el vuelo autónomo, para que sus pilotos no tengan riesgo de colisión o accidente. Se trata de uno de los pocos vehículos híbridos aprobados por la Administración Federal de Aviación, es decir, que está permitido que el coche se transforme en avión ligero. Esto es, en gran parte, gracias a su peso: 1800 libras.

La adquisición de Volvo pone de manifiesto su intención de ser una marca pionera en el lanzamiento de los vehículos voladores. Parece que pronto la realidad dejará de ser ficción, y los coches voladores de las típicas películas de los años 90 una rutina diaria. ¿Cuánto queda para ello? Cada vez menos, si tenemos en cuenta los desarrollos de Terrafugia, y la a apuesta de marcas líderes de la automoción por este tipo de proyectos.

Normas
Entra en EL PAÍS