Montoro acepta estudiar la rebaja del IRPF que pide Ciudadanos

Sugiere que se aprobarán nuevas deducciones tributarias para el año próximo

Hacienda exige que las regiones bajen el déficit al 0,3% en 2018

Evolución del déficit autonómico Ampliar foto

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró la semana pasada que no había margen para rebajar el IRPF el próximo ejercicio. Una postura que esta mañana empezó a matizar después de que Ciudadanos haya puesto como condición para apoyar el techo de gasto y los Presupuestos de 2018 que se apruebe una reducción del impuesto sobre la renta.

“El Ministerio va a estudiar las posibilidades, las opciones, y se las va a presentar con cifras y resultados”, señaló Montoro, que el miércoles se reunió con los representantes económicos de Ciudadanos. También avanzó que el Gobierno está “identificando” nuevas deducciones “para el año próximo”. Sugirió así que la hipotética rebaja se limitaría a fijar nuevas ventajas fiscales en lugar de reducir los tipos

El Gobierno dará luz verde el próximo lunes al techo de gasto de 2018, sin embargo, no cuenta con apoyos suficientes para sacarlo adelante. La negociación será dura y Montoro se encuentra en una posición difícil. El PSOE le ha vetado como interlocutor en la negociación del techo de gasto.

El ministro de Hacienda lamentó el cambio de estilo de la formación socialista tras la elección de Pedro Sánchez como secretario general y recordó que el PSOE apoyó el techo de gasto de 2017. Si bien Montoro ahora no rechaza la posibilidad de bajar el IRPF, apuntó que la prioridad es cuadrar las cuentas. España se ha comprometido con Bruselas a reducir el déficit público al 2,2% del PIB el próximo año, lo que supondría cumplir el Pacto de Estabilidad por primera vez tras más de diez años.

El mismo discurso utilizó el ministro de Hacienda en la reunón del Consejo de Política Fiscal y Financiera celebrado este jueves con los consejeros del ramo. Montoro comunicó la senda de consolidación fiscal que exige que las comunidades reduzcan el déficit público al 0,3% el próximo año y registrar equilibrio presupuestario en 2019 y 2020. La senda de consolidación recibió nueve votos en contra, siete a favor y una abstención. Aun así, salió adelante porque Hacienda cuenta con la mitad de los votos. Votaron a favor las comunidades del PP: Galicia, La Rioja, Madrid, Castilla y León y Murcia, Ceuta y Melilla. En contra votaron el resto, salvo Canarias que se abstuvo. Andalucía reclamó un mayor margen fiscal. Cataluña, por su parte, exigió que se fijaran objetivos de déficit diferenciados. Ninguna de las dos peticiones fue aceptada.

Representando a la Generalitat acudió el consejero de Justicia, Carles Mundó, que acusó a Hacienda de hacer recaer el peso de la reducción del déficit público sobre las comunidades autónomas.

Normas